Tras el aten­ta­do al Sec­re­tario de Seguri­dad de la Ciu­dad de Méx­i­co, Omar Gar­cía Har­fuch, el Con­se­jo Nacional de la Indus­tria de Blinda­je (CNIB) pre­vé un aumen­to en la deman­da de ser­vi­cios de blinda­je.

Miguel Romero, Pres­i­dente de la comisión de Blinda­je Tác­ti­co del CNIB expli­ca que debido a los nive­les de la inse­guri­dad en el país y ante el aten­ta­do ocur­ri­do, las autori­dades de dis­tin­tas enti­dades “comien­zan a vol­tear para hac­er algo ante la necesi­dad de pro­tec­ción de los altos fun­cionar­ios y jue­ces”.

En 2019 el CNIB había hecho un lla­ma­do a las autori­dades de los tres nive­les de gob­ier­no para que no dejará despro­te­gi­dos a los fun­cionar­ios públi­cos, pues el tema de blinda­je se había vuel­to un poco por incier­to por el tema de la aus­teri­dad repub­li­cana.

Romero enfa­ti­za que no solo las autori­dades se han replantea­do el tema, tam­bién el sec­tor empre­sar­i­al del país, pues “el crimen orga­ni­za­do ha diver­si­fi­ca­do sus activi­dades ilíc­i­tas, entonces cualquier empre­sario con ganan­cias de 200 mil a 300 mil pesos se vuelve un foco de aten­ción para ser extor­sion­a­do, secuestra­do o asalta­do”.

Por ello con­cluye que los empre­sar­ios “comen­zaron a ver el blinda­je como una necesi­dad y no como un gas­to”. En este sec­tor, expli­ca que la últi­ma ten­den­cia es la com­pra de automóviles y equipos de blinda­je de bajo per­fil.

Romero agre­ga que con corte a este 2020 se han tenido ingre­sos por 120 mil­lones de dólares en dicho sec­tor que está inte­gra­do por blinda­je tác­ti­co, auto­motriz, arqui­tec­tóni­co y de pren­das.

Según la base de datos del pro­pio CNIB en 2019 emi­tieron dos mil 700 holo­gra­mas de blinda­je, mien­tras que para 2018 fueron tres mil 953. En cuan­to a los blinda­jes el CNIB esper­a­ba una dis­min­u­ción del 50 por cien­to por la lle­ga­da del COVID-19 al país, pero ase­gu­ran que mantienen el 80 por cien­to de su deman­da.

NR

Fuente