India ha pro­hibido 59 apli­ca­ciones de móvil de ori­gen chi­no “por seguri­dad”, al calor de las recientes escara­muzas en los con­fines de Cachemi­ra. El veto alcan­za a Tik Tok, la app más descar­ga­da en India, con sei­scien­tos sesen­ta mil­lones de usuar­ios.

A primera hora de ayer aún era posi­ble uti­lizar esta apli­cación de vídeos cor­tos, pero Google y Apple ya no per­mitían su descar­ga. Algo más tarde, era el direc­tor de Tik Tok en India, Nikhil Gand­hi, quien declar­a­ba la sus­pen­sión del ser­vi­cio mien­tras durase el esclarec­imien­to de los hechos, al tiem­po que nega­ba com­par­tir datos “con cualquier gob­ier­no”.

Nue­va Del­hi acusa gené­ricamente a Tik Tok, Wechat (el What­sApp chi­no) o Aliba­ba (el Ama­zon chi­no) de “activi­dades per­ju­di­ciales para la sober­anía y la inte­gri­dad de India”. Cabe decir que el proyec­to de ley de Pro­tec­ción de Datos entró en el Par­la­men­to indio jus­to antes de la pan­demia. Y una primera ver­sión exigía que todos los datos –o su copia– fuer­an alma­ce­na­dos en India, como sucede en Viet­nam. Sin embar­go, las protes­tas de EE.UU. y la UE suprim­ieron este requer­im­ien­to, pre­vio con­sen­timien­to del usuario, excep­to para los datos sen­si­bles.



Hace un mes ya hizo furor en India una apli­cación sinó­fo­ba que prometía limpiar el móvil de cualquier app chi­na, pero fue reti­ra­da “por inse­gu­ra”. Asimis­mo, Nue­va Del­hi exige des­de este año autor­ización pre­via para cualquier inver­sión chi­na, mien­tras arrecia una cam­paña de boicot a tur­is­tas y pro­duc­tos chi­nos, que cuen­ta ya con gor­ras y camise­tas… hechas en Chi­na.

Hace un año, la inocente Tik Tok ya fue pro­hibi­da, “por pornográ­fi­ca”, a instan­cias de un juez de Madrás, ciu­dad de la que proce­den muchos de los indios de Sil­i­con Val­ley, inclu­i­do el pres­i­dente de Google, Sun­dar Pichai.

Fuente