Una de las fru­tas más famosas por su sabor y fácil con­sumo es la man­zana. Las hay rojas y verdes, del col­or que sean, poseen muchos ben­efi­cios, gra­cias a su com­posi­ción, para man­ten­er una vida salud­able. Esta fru­ta es rica en pecti­na, áci­dos orgáni­cos, tani­nos, flavonoides o boro.

Una man­zana puede cubrir el 30% de las necesi­dades diarias.

Propiedades y beneficios

La pecti­na que con­tiene la man­zana es un tipo de fibra sol­u­ble que no se absorbe en el intesti­no y polifenoles; retiene el agua y se con­vierte en un gel que actúa como una emul­sión que absorbe dese­chos en el intesti­no y facili­ta la elim­i­nación de tox­i­nas con las heces, así lo detal­ló un artic­u­lo pub­li­ca­do en ‘The Amer­i­can Jour­nal of Clin­i­cal Nutri­tion’.

Además, el estu­dio des­cubrió que com­er man­zanas reduce la can­ti­dad de coles­terol total.

Thana­sis Kout­sos, autor de la inves­ti­gación ase­gu­ra que “pequeños cam­bios sim­ples en nues­tra dieta, como la intro­duc­ción diaria de dos man­zanas, pueden ten­er un impacto impor­tante en los mar­cadores de la salud del corazón”, además de que existe menor ries­go de sufrir enfer­medades cir­cu­la­to­rias, cáncer de pul­món, asma y dia­betes.

Sus propiedades ben­e­fi­cia la salud de las per­sonas porque ayu­da evi­tar el enve­jec­imien­to de la piel, purifi­ca la san­gre, es salud­able para el híga­do, tiene alto con­tenido en hier­ro, es ide­al para tratar la fiebre, res­fri­a­dos o afec­ciones res­pi­ra­to­rias. Tam­bién favorece la memo­ria y tiene un efec­to cal­mante.

Recetas

El porqué esta fru­ta es tan famosa además de sus mág­i­cas propiedades, se debe a los múlti­ples platos de comi­da, bebidas y postre que se pueden hac­er con ella.

Su dulzu­ra es ide­al para crear platos difer­entes y sabrosos. El por­tal de polloensalsa.net recomien­da dos tipos de preparación de esta pro­teí­na acom­paña­da de man­zanas ide­ales para un almuer­zo o cena:

Pollo al horno con rebanadas de manzana

  • En el fon­do de un molde dis­tribuye cebol­la y ajo
  • Haz dos cortes pequeños en todas las piezas de pol­lo y fro­ta con man­te­qui­l­la suave, tenien­do cuida­do de que entre en las ranuras.
  • Rocía con sal y pimien­ta al gus­to
  • Aco­mo­da las rebanadas de man­zana (elec­ción a gus­to)
  • Rocía todo con un poquito de aceite de oli­va, dis­tribuye el tomil­lo sobre el pol­lo y hornea por 30 min­u­tos
  • Barniza el jugo que suelta sobre el pol­lo.
  • Repite una vez más has­ta que esté dora­di­to y se vea bien jugoso
  • Reti­ra del horno y sirve de inmedi­a­to con las man­zanas, las cebol­las y el ajo.

Pollo en salsa dulce de manzana

Para realizar este pla­to debes coger las pechugas de pol­lo ya limpias y cor­tar­las en tiras o en cubitos de un tamaño sim­i­lar, luego salpi­men­ta­mos al gus­to al acabar.

Después pelam­os las man­zanas, las desco­ra­zon­amos y picamos en tro­zos, que echamos en un recip­i­ente jun­to al vino, para que tomen el sabor del mis­mo. Pelam­os y tro­ceamos las cebol­las en juliana o como nos guste más.

Ponemos una sartén con un chor­ri­to de aceite de oli­va a calen­tar, para sofreír la cebol­la has­ta que quede bien blan­da, lo que hare­mos más fácil­mente si le agreg­amos sal por enci­ma durante el pro­ce­so.

Una vez esté bien blandi­ta la echare­mos en el vaso de la bati­do­ra jun­to con las man­zanas y un chor­ri­to de vino, y bati­mos has­ta que quede una sal­sa homogénea.

Con esta fru­ta se puede realizar postres fáciles y muy ricos.

Pie de manzana con nueces, almendras y salsa inglesa

La sigu­iente rec­eta es de la chef Denisse Aquim, propi­etaria de Su Even­to y estará lis­to en media hora aprox­i­mada­mente.

Da clic aquí para ver cuáles son los ingre­di­entes.

Para la sal­sa ingle­sa une todos los ingre­di­entes en una olla y lle­va a fuego sin dejar de mover vig­orosa­mente has­ta que espese, después deja enfri­ar.

La parte final de la preparación es el mon­ta­je del postre, para eso en un molde para pie colo­ca la mitad de la masa aco­mod­án­dola bien exten­di­da has­ta en los bor­des. Pin­cha con un tene­dor.

Colo­ca las nue­ces al fon­do, enci­ma cubre con la man­zana ral­la­da y agre­ga la sal­sa ingle­sa. Cubre con la otra mitad de la masa, pero des­menuza­da. Puedes dec­o­rar con la mis­ma masa en for­ma de tiras y colo­cadas enci­ma como un tablero de aje­drez. Baña con mar­ga­ri­na der­reti­da y hornea durante unos 30 min­u­tos aprox­i­mada­mente. Luego que­da lis­to para servir. (I)

Fuente