Puro­Mar­ket­ing — Antes de la cri­sis del coro­n­avirus, Mar­ta, una con­sum­i­do­ra a medio camino entre la gen­eración Z y la mil­len­ni­al por su edad, nun­ca había usa­do un códi­go QR. No es que no supiese que eran, sino más bien que no había tenido un incen­ti­vo para hac­er­lo.…

Fuente