Una fru­ta que fácil­mente podemos encon­trar en mer­ca­dos y tien­das es la man­zana, un ali­men­to que a más de ten­er un deli­cioso sabor tam­bién cuen­ta con nutri­entes y múlti­ples ben­efi­cios para la salud si se la con­sume con reg­u­lar­i­dad.

Según espe­cial­is­tas, la man­zana es una fru­ta muy salud­able que debe estar pre­sente en cualquier dieta sana, sin embar­go, muchos descono­cen sus propiedades.

Reducir el coles­terol, cica­trizar que­maduras solares y pre­venir enfer­medades degen­er­a­ti­vas están entre las ven­ta­jas que gen­era el con­sumo de esta fru­ta, señala el sitio web Coci­na fácil en una pub­li­cación en la que se detal­lan 10 ben­efi­cios de la man­zana.

1. Posee hidratos de car­bono en for­ma de azú­cares como fruc­tosa, glu­cosa y sac­arosa, fibra, pota­sio, vit­a­m­i­na C y flavonoides como: flavonoles, cate­quinas, querceti­na, y floridz­i­na, un tipo de flavonoide que se encuen­tra exclu­si­va­mente en la man­zana y sus deriva­dos.

2. Ayu­da al for­t­alec­imien­to del sis­tema inmune y a la pre­ven­ción de enfer­medades del corazón, así como un efec­to antidi­a­béti­co, debido a su capaci­dad de lim­i­tar la absor­ción de glu­cosa a niv­el intesti­nal.

3. Los fito­quími­cos que se encuen­tran en la cás­cara ayu­dan a inhibir en un 43 % el desar­rol­lo de cáncer de colon y el cáncer de pul­món en un 50 %.

4. Pro­tege al cere­bro de enfer­medades degen­er­a­ti­vas como el Alzheimer y el Parkin­son gra­cias a su fitonu­tri­ente denom­i­na­do querceti­na

5. Com­er 2 man­zanas diarias puede reducir el coles­terol ‘malo’ LDL en más del 15 %.

6. La man­zana es una gran ali­a­da para com­bat­ir el estreñimien­to gra­cias a la fibra sol­u­ble e insol­u­ble. Por lo que lo ide­al es com­er­la con cás­cara.

7. Es un ali­men­to recomen­da­do en casos de diar­rea. Se puede con­sumir hervi­da sin cás­cara o en puré debido a que te per­mi­tirá reten­er agua, y así bajar la infla­mación.

8. Tam­bién se uti­liza como ingre­di­ente para la elab­o­ración de cos­méti­cos, a par­tir de extrac­tos de célu­las madre de esta fru­ta, en par­tic­u­lar la man­zana Suiza. Con­tribuye a la dis­min­u­ción de líneas de expre­sión y ayu­da a incre­men­tar la elas­ti­ci­dad en la piel.

9. El vina­gre de man­zana es muy útil para dar­le más bril­lo y dejar suave el cabel­lo. La preparación en la sigu­iente: diluye ¼ de taza de vina­gre y el resto llé­na­lo con agua, revuelve y enjua­ga tu pelo.

10. Puede usarse además como cica­trizante en que­maduras solares leves. Apli­ca el zumo de una man­zana con aceite de oli­va sobre la zona afec­ta­da y podrás notar los resul­ta­dos. (I)

Fuente