La agen­cia inter­na­cional Reuters ha infor­ma­do de que una serie de ciber­crim­i­nales inten­taron un ataque con­tra la Orga­ni­zación Mundi­al de la Salud a prin­ci­p­ios de este mes. Según dijo un alto fun­cionario de la agen­cia a este medio, ha habido “un aumen­to de más de dos veces” en los cib­er­ataques.

El direc­tor de seguri­dad de la infor­ma­ción de la OMS, Flavio Aggio, explicó que “la iden­ti­dad de los ‘piratas infor­máti­cos’ no esta­ba clara” y tam­bién tran­quil­izó ase­gu­ran­do que “el esfuer­zo no tuvo éxi­to”. No obstante, advir­tió que “los inten­tos de ataque con­tra la agen­cia y sus socios se han dis­para­do mien­tras luchan por con­tener el coro­n­avirus”.

Un exper­to en ciberse­guri­dad afin­ca­do en Nue­va York fue quien alertó a la agen­cia de noti­cias sobre la activi­dad sospe­chosa hacia la OMS: alrede­dor del 13 de mar­zo, iden­ti­ficó cómo un grupo de ciber­crim­i­nales que había esta­do sigu­ien­do activó un sitio mali­cioso que imita­ba el sis­tema de correo elec­tróni­co inter­no de la OMS.

Si bien no pueden con­fir­mar quién esta­ba detrás, fuentes infor­madas sobre el asun­to sospechan de un grupo avan­za­do de crim­i­nales en Inter­net cono­ci­do como ‘Dark­Ho­tel’, que ha esta­do lle­van­do a cabo opera­ciones de ciberes­pi­ona­je des­de al menos 2007.

Por su parte, el direc­tor de seguri­dad de la infor­ma­ción de la OMS con­fir­mó este inten­to de ataque, dirigi­do a robar con­traseñas de los emplea­d­os de varias agen­cias. Sub­rayó que los men­sajes envi­a­dos a las direc­ciones de correo elec­tróni­co no fueron devuel­tos.

Aumento de los ataques

“Ha habido un gran aumen­to en la focal­ización de la OMS y otros inci­dentes deciberse­guri­dad”, indi­ca Aggio. “No hay cifras conc­re­tas, pero los inten­tos de com­pro­miso con­tra nosotros y el uso de las suplanta­ciones ‑de la OMS- para atacar a otros se han más que dupli­ca­do”.

La OMS pub­licó una aler­ta el mes pasa­do advir­tien­do de que los ciber­crim­i­nales se están hacien­do pasar por la agen­cia para robar dinero e infor­ma­ción sen­si­ble a los usuar­ios, val­ién­dose de este del­i­ca­do momen­to de cri­sis san­i­taria.

En estos momen­tos, se con­fig­u­ran diari­a­mente unos 2.000 sitios web con temáti­ca sobre el COVID-19, “muchos de ellos obvi­a­mente mali­ciosos”, ase­gu­ra el neoy­orquino exper­to en ciberse­guri­dad.

Fuente