scar Cas­tro, pres­i­dente del Con­se­jo Gen­er­al de Den­tis­tas de Espaa

“Seguimos reci­bi­en­do denun­cias de odont­l­o­gos a los que les oblig­an a seguir tra­ba­jan­do cada da sin los medios de pro­tec­cin ade­cua­dos, y todo porque pri­ma la situacin econ­mi­ca ms que la pan­demia”


Un pro­fe­sion­al san­i­tario preparn­dose con mate­r­i­al y equipo de pro­tec­cin.
LUIS ROBAYO AFP

Es imposi­ble. Por ms imag­i­nacin que le echemos, no hay for­ma humana de extraer una muela ni a dos ni a un metro de dis­tan­cia. Sin embar­go, el Gob­ier­no no ha dec­re­ta­do el cierre de las clni­cas den­tales. Ni una sola mencin de esta activi­dad. “Es una situacin muy del­i­ca­da, no ten­emos mate­r­i­al ni el equipamien­to de pro­tec­cin nece­sar­ios para el desar­rol­lo de nues­tras fun­ciones”, expone scar Cas­tro, el pres­i­dente del Con­se­jo Gen­er­al de Den­tis­tas de Espaa. “Seguimos reci­bi­en­do denun­cias de odont­l­o­gos asalari­a­dos a los que les oblig­an a seguir tra­ba­jan­do sin los medios ade­cua­dos, sin mas­car­il­las, en situacin pre­caria, y todo porque pri­ma la situacin econ­mi­ca ms que la pan­demia”.

“Si ni los hos­pi­tales tienen sis­temas de pro­tec­cin, menos nosotros. No ten­emos mas­car­il­las FFP2 ni FFP3. Hay clni­cas que no dispo­nen de gor­ros ni batas y tam­poco con­tem­plan hac­er turnos. Vamos todo el per­son­al. No es pru­dente”, rela­ta un odont­l­o­go que pre­fiere no desve­lar su nom­bre. El prob­le­ma es que “no podemos negar­nos porque si no, nos despi­den o no cobramos. Slo se cier­ra si el per­son­al est con­ta­gia­do”, agre­ga.

“Somos un sec­tor despro­te­gi­do”, afir­ma con con­tun­den­cia otro de los den­tis­tas que trans­mite su que­ja. “Muchos de nosotros tra­ba­jamos de clni­ca en clni­ca para lle­gar a fin de mes. Con­sidero una irre­spon­s­abil­i­dad que sigan abier­tas y menos en estas condi­ciones”.

La situacin es arries­ga­da. Tam­bin de for­ma anni­ma, una tra­ba­jado­ra de una cade­na de clni­cas den­tales describe el tra­ba­jo diario del 100% del per­son­al, de nueve de la maana a nueve de las noche. “Tra­ba­jamos con mas­car­il­las de papel. Lle­va­mos sem­anas pidi­en­do mas­car­il­las ade­cuadas. Esta­mos aten­di­en­do sin medi­das de seguri­dad de ningn tipo, tan­to para mis pacientes como para m. Reuniones con ocho per­sonas sin dis­tan­cia de seguri­dad. Aten­demos revi­siones, hace­mos limpieza den­tal… No son urgen­cias y no ten­emos equipos de pro­tec­cin”.

El sen­tir de este gremio es comn: “Somos per­son­al de ries­go. El Gob­ier­no no va a recomen­dar cier­res y ayu­das?”. Con esta intencin, el pres­i­dente del Con­se­jo Gen­er­al de Den­tis­tas de Espaa ha envi­a­do por cuar­ta vez una car­ta al min­istro de Sanidad, Sal­vador Illa: “Le ruego que como medi­da de con­tencin en la propa­gacin de la enfer­medad, se pro­ce­da a dec­re­tar por el Gob­ier­no la sus­pensin de la aper­tu­ra de clni­cas den­tales durante el peri­o­do que sea pre­ciso […], ya que la con­tinuidad de nue­stro ejer­ci­cio pro­fe­sion­al, en las condi­ciones en que se est desar­rol­lan­do, pone en grave ries­go tan­to la salud de los pro­fe­sion­ales como la de los pacientes”.

La idea no es dejar desa­ten­di­da a la poblacin en situacin de urgen­cia odon­tol­gi­ca, sino que se habilite “una red de clni­cas den­tales que atien­dan ade­cuada­mente en cada provin­cia, siem­pre con los debidos con­troles y equipo de pro­tec­cin nece­sar­ios”.

Has­ta la fecha, no hay respues­ta, por lo que: “va libre” para los empre­sar­ios que quieren seguir fac­turan­do. Cabe recor­dar que en estos espa­cios “todo est ester­il­iza­do, pero por sus car­ac­ter­sti­cas, el SARS-Cov­‑2 se deposi­ta sobre las super­fi­cies y per­du­ra horas si no se desin­fec­ta y a la vez se trans­mite por va area”, argu­men­ta Cas­tro. Tenien­do en cuen­ta que “tra­ba­jamos con instru­men­tal que provo­ca aerosoles y se suelta agua en el aire, si el paciente est con­ta­gia­do, el virus se extiende en el ambi­ente”. Esto sig­nifi­ca que “si no ten­emos medios de pro­tec­cin ade­cua­dos (gafas, mas­car­il­la FP2 o FP3), batas imper­me­ables, calzas, gor­ros y guantes), nos podemos con­ver­tir en poten­ciales con­ta­giadores, tan­tos nosotros como el resto del per­son­al de la clni­ca, otros pacientes y sus acom­paantes”.

Por lo tan­to, no que­da ms sal­i­da, “ped­i­mos que el Gob­ier­no decrete el cierre de las clni­cas den­tales. Esta­mos avisan­do del peli­gro que supone que per­manez­can abier­tas cuan­do no ten­emos medios para pro­te­gernos: ni mas­car­il­las ni guantes ni batas…”.

Uno de los den­tis­tas anni­mos seal­a­ba en su denun­cia que “muchos de los pacientes con­sid­er­an que lo suyo es urgen­cia cuan­do real­mente podra esper­ar” y por otro lado, “muchos de mis com­paeros que no tienen clni­ca propia son oblig­a­dos a ir todos los das al tra­ba­jo para aten­der esas supues­tas urgen­cias. Inclu­so s de pro­fe­sion­ales que mantienen la clni­ca con agen­da nor­mal porque hay que fac­turar. Por favor, creo que es nues­tra respon­s­abil­i­dad como san­i­tar­ios ayu­dar a fre­nar el con­ta­gio y no favore­cer­lo”.

Con­forme a los cri­te­rios de

The Trust Project

Saber más

Fuente