Cuan­do empezaron a pub­li­carse noti­cias sobre el nue­vo virus que esta­ba cau­san­do estra­gos en la ciu­dad de Wuhan, en Chi­na, no fal­taron quienes dijeron que todo era exageración, que no era peor que una gripe.

Y des­de entonces a la fecha los mitos y noti­cias fal­sas sobre la epi­demia de covid-19 cau­sa­da por el coro­n­avirus SARS-CoV­‑2 no han hecho sino mul­ti­pli­carse.

Esto incluye con­se­jos de salud difun­di­dos a través de las redes sociales que van des­de algunos que aunque inútiles son rel­a­ti­va­mente inofen­sivos, has­ta otros que son real­mente peli­grosos. A con­tin­uación explo­ramos algunos de los más difun­di­dos y lo que dice la cien­cia al respec­to.

1. Calor

Un mito par­tic­u­lar­mente exten­di­do es que el coro­n­avirus no puede trans­mi­tirse en zonas con cli­mas cáli­dos y húme­dos. Pero aunque todavía no se sabe con pre­cisión cuál es el efec­to del calor sobre el coro­n­avirus, la Orga­ni­zación Mundi­al de la Salud ya ha deja­do en claro que ese no es el caso.

El coro­n­avirus tam­bién se está expan­di­en­do por país­es con cli­mas cáli­dos y húme­dos.

Según la OMS, “las prue­bas cien­tí­fi­cas obtenidas has­ta aho­ra indi­can que el virus detrás de la pan­demia de covid-19 puede trans­mi­tirse en cualquier zona del plan­e­ta”, incluyen­do en los país­es trop­i­cales.

Y la idea de que otras for­mas de exposi­ción al calor como baños de agua caliente o el uso de secadores de pelo pueden servir para com­bat­ir el coro­n­avirus tam­bién está erra­da.

Lo mis­mo puede decirse de una pub­li­cación, copi­a­da y pega­da por doce­nas de usuar­ios de redes sociales en difer­entes país­es, y fal­sa­mente atribui­da a Unicef, que afir­ma que beber agua caliente y la exposi­ción al sol matan el virus.

Ni los baños ni las bebidas calientes ayu­dan a pre­venir la covid-19.

“Inten­tar calen­tar tu cuer­po o expon­erse al sol, pre­sum­i­ble­mente para evi­tar el virus, es com­ple­ta­mente inefi­caz”, afir­ma la pro­fe­so­ra Sal­ly Bloom­field, de la Escuela de Higiene y Med­i­c­i­na Trop­i­cal de Lon­dres

La razón: ni la exposi­ción al sol, ni tomar un baño caliente ni beber líqui­dos calientes cam­biarán la tem­per­atu­ra cor­po­ral real, que se mantiene estable a menos que ya estés enfer­mo.

Adver­ten­cia: El con­tenido de sitios exter­nos y ter­ceras partes puede con­tener pub­li­ci­dad

“Con inde­pen­den­cia de la tem­per­atu­ra del agua de la bañera o la ducha, la tem­per­atu­ra cor­po­ral con­tin­uará sien­do de 36,5 °C a 37 °C”, advierte la OMS. Y si el baño o la bebi­da están muy calientes lo úni­co que con­seguirás será que­marte.

2. Frío

Otra idea equiv­o­ca­da es que expon­erse al frío extremo tam­bién puede matar al virus, por la mis­ma razón: la tem­per­atu­ra cor­po­ral se mantiene estable.

Por eso tam­poco es cier­to que evi­tar los ali­men­tos y bebidas heladas sea una for­ma de pre­venir­lo, como tam­bién se afir­ma en el fal­so men­saje de Unicef antes cita­do.

“Un reciente men­saje erró­neo en inter­net… que pre­tende ser una comu­ni­cación de Unicef parece indicar que evi­tar el hela­do y otros ali­men­tos fríos puede ayu­dar a pre­venir la apari­ción de la enfer­medad. Esto es, por supuesto, total­mente fal­so”, dice Char­lotte Gor­nitz­ka, de Unicef

“La mejor man­era de pro­te­gerse con­tra la COVID-19 es lavarse las manos con fre­cuen­cia. De esta man­era se elim­i­nan los virus que puedan estar en las manos y se evi­ta la infec­ción que podría pro­ducirse al tocarse los ojos, la boca y la nar­iz”, insiste la OMS.

3. Niños

Tam­bién es fal­so que el nue­vo coro­n­avirus no infec­ta a los niños, como algu­nas per­sonas han inter­pre­ta­do errónea­mente. “El nue­vo coro­n­avirus (covid-19) puede infec­tar a per­sonas de todas las edades”, afir­ma clara­mente la OMS.

Los niños tam­bién pueden enfer­marse y con­ta­giar el coro­n­avirus.

Lo que pasa es que “se ha obser­va­do que las per­sonas may­ores y las que pade­cen algu­nas enfer­medades (como el asma, la dia­betes o las car­diopatías) tienen más prob­a­bil­i­dades de enfer­marse grave­mente cuan­do adquieren la infec­ción”, expli­ca el organ­is­mo.

Y además de infec­tarse con el virus los niños tam­bién pueden trans­mi­tir­lo. Por eso la OMS acon­se­ja a las per­sonas de todas las edades que tomen medi­das para pro­te­gerse del virus, por ejem­p­lo, medi­ante una bue­na higiene de manos y res­pi­ra­to­ria.

4. Mosquitos

La posi­bil­i­dad de con­ta­gia­rse de covid-19 a través de la pica­du­ra de mos­qui­tos tam­bién es una posi­bil­i­dad que pre­ocu­pa a muchos. Pero, siem­pre según la OMS, has­ta la fecha no hay infor­ma­ción ni prue­bas que indiquen que eso es posi­ble.

Más sobre el Coronavirus

Visi­ta nues­tra cober­tu­ra espe­cial

“El nue­vo coro­n­avirus es un virus res­pi­ra­to­rio que se propa­ga prin­ci­pal­mente por con­tac­to con una per­sona infec­ta­da a través de las gotícu­las res­pi­ra­to­rias que se gen­er­an cuan­do esta per­sona tose o estor­nu­da, por ejem­p­lo, o a través de gotícu­las de sali­va o secre­ciones de la nar­iz”, desta­ca la orga­ni­zación.

Por eso, para min­i­mizar el ries­go de con­ta­gio de covid-19 hay que min­i­mizar al máx­i­mo los con­tac­tos cer­canos, espe­cial­mente con per­sonas que ten­gan fiebre y tos.

5. Agua cada 15 minutos

Una pub­li­cación, copi­a­da y pega­da por varias cuen­tas de Face­book, cita a un “médi­co japonés” que recomien­da beber agua cada 15 min­u­tos para elim­i­nar cualquier virus que pue­da haber entra­do en la boca. Una ver­sión en árabe se ha com­par­tido más de 250.000 veces.

En la lucha con­tra el coro­n­avirus, el agua que más ayu­da es la que se usa para lavarse las manos.

La pro­fe­so­ra Bloom­field dice que no hay ningu­na evi­den­cia de que esto sir­va para algo. Los virus trans­mi­ti­dos por el aire ingre­san al cuer­po a través del trac­to res­pi­ra­to­rio cuan­do se inhala. Algunos de ellos pueden entrar por tu boca, pero beber agua con­stan­te­mente no hará que no con­traigas el virus. Sin embar­go, beber agua y man­ten­erse hidrata­do es gen­eral­mente un buen con­se­jo médi­co.

6. Ajo

Muchas pub­li­ca­ciones que recomien­dan com­er ajo para pre­venir infec­ciones se com­parten en Face­book. La Orga­ni­zación Mundi­al de la Salud (OMS) dice que si bien es “un ali­men­to salud­able que puede ten­er algu­nas propiedades antimi­cro­bianas”, no hay evi­den­cia de que com­er ajo pue­da pro­te­ger a las per­sonas del nue­vo coro­n­avirus.

El ajo puede ser bueno para la salud gen­er­al, pero no detendrá al coro­n­avirus

En muchos casos, este tipo de reme­dios no son dañi­nos en sí mis­mos, siem­pre y cuan­do se sigan los con­se­jos médi­cos basa­dos en evi­den­cia. Pero los abu­sos pueden ten­er con­se­cuen­cias com­ple­jas.

El diario South Chi­na Morn­ing Post pub­licó la his­to­ria de una mujer que tuvo que recibir tratamien­to hos­pi­ta­lario porque su gar­gan­ta se inflamó después de con­sumir 1,5 kg de ajo crudo.

Es sabido que, en gen­er­al, que com­er fru­tas y ver­duras y beber agua es bueno para man­ten­erse salud­able. Sin embar­go, no hay evi­den­cia de que ali­men­tos especí­fi­cos ayu­den a com­bat­ir este virus en par­tic­u­lar.

7. Plata coloidal

El uso de pla­ta coloidal para com­bat­ir el coro­n­avirus surgió en el pro­gra­ma del evan­ge­lista esta­dounidense Jim Bakker. La pla­ta coloidal está com­pues­ta por pequeñas partícu­las del met­al sus­pendi­das en líqui­do.

Un invi­ta­do del pro­gra­ma afir­mó que el líqui­do mata algu­nas cepas de coro­n­avirus en 12 horas (aunque admi­tió que aún no se había proba­do en Covid-19).

La idea de que podría ser un tratamien­to efec­ti­vo para el coro­n­avirus fue ampli­a­mente com­par­ti­da en Face­book, par­tic­u­lar­mente por gru­pos que descon­fían pro­fun­da­mente de los con­se­jos médi­cos con­ven­cionales.

Los defen­sores de la pla­ta coloidal afir­man que puede tratar todo tipo de afec­ciones, actu­ar como anti­sép­ti­co y ayu­dar al sis­tema inmune.

Pero las autori­dades de salud de EE.UU. dicen que no hay evi­den­cia de que este tipo de pla­ta sea efec­ti­va para curar enfer­medades.

Más impor­tante aún, la pla­ta coloidal podría causar efec­tos secun­dar­ios graves, como daño renal, con­vul­siones y argiria, una afec­ción que hace que la piel se vuel­va azul

Algunos de los que pro­mo­cio­nan la sus­tan­cia en las redes sociales encon­traron que sus pub­li­ca­ciones aho­ra gen­er­an una adver­ten­cia del ser­vi­cio de ver­i­fi­cación de datos de Face­book.

8. “Minerales milagrosos”

El YouTu­ber Jor­dan Sather, que tiene miles de seguidores en difer­entes platafor­mas, ase­guró que un “suple­men­to min­er­al mila­groso”, lla­ma­do MMS, puede “elim­i­nar” el coro­n­avirus.

El MMS con­tiene dióx­i­do de cloro, un agente blan­queador. Sather y otros pro­movieron la sus­tan­cia inclu­so antes del brote de coro­n­avirus, y en enero tuiteó que “no solo el dióx­i­do de cloro (tam­bién cono­ci­do como MMS) es un asesino efi­caz de célu­las can­cerosas, sino que tam­bién puede elim­i­nar el coro­n­avirus”.

El año pasa­do, sin embar­go, la Admin­is­tración de Dro­gas y Ali­men­tos de Esta­dos Unidos (FDA) advir­tió sobre los peli­gros para la salud de beber MMS. Las autori­dades san­i­tarias de otros país­es tam­bién emi­tieron aler­tas al respec­to.

La FDA dice que “no tiene conocimien­to de ningu­na inves­ti­gación que demuestre que estos pro­duc­tos son seguros o efec­tivos para tratar cualquier enfer­medad”. Y advierte que beber­los puede causar náuse­as, vómi­tos, diar­rea y sín­tomas de deshidrat­ación sev­era.

9. Baños con cloro o alcohol

En la mis­ma línea, tam­bién hay quienes recomien­dan rociar el cuer­po con alco­hol o cloro para acabar con el coro­n­avirus. Pero, como expli­ca la OMS, esto no ten­dría ningún efec­to para los virus que ya han entra­do a nue­stro organ­is­mo. Antes bien, advierte la orga­ni­zación, “pul­verizar estas sus­tan­cias puede dañar la ropa y las mucosas (es decir, los ojos, la boca, etc.)”.

Los desin­fec­tantes son para las super­fi­cies.

Eso no sig­nifi­ca que estas sus­tan­cias no sean útiles en la lucha con­tra el coro­n­avirus. “Tan­to el alco­hol como el cloro pueden servir para desin­fec­tar las super­fi­cies, siem­pre que se sigan las recomen­da­ciones per­ti­nentes”, reconoce la OMS.

10. Desinfectante de manos casero

Medios de todo el mun­do infor­maron sobre la escasez de gel desin­fec­tante para manos. Y es que, como ya hemos desta­ca­do, lavarse las manos es una for­ma clave de pre­venir la propa­gación del virus.

Algunos com­er­cios infor­man de que se ago­taron los geles desin­fec­tantes de mano.

Por eso, a medi­da que se pub­li­ca­ba la infor­ma­ción sobre la escasez en Italia, tam­bién se mul­ti­plic­a­ban las rec­etas de gel casero en las redes sociales. Pero estas rec­etas son para crear un desin­fec­tante de limpieza de super­fi­cies y, como señalaron los cien­tí­fi­cos, no es ade­cua­do para usar­lo sobre la piel.

Los geles de manos a base de alco­hol gen­eral­mente tam­bién con­tienen emolientes, que los hacen más suaves para la piel, además de un con­tenido de alco­hol del 60–70%. Y la pro­fe­so­ra Bloom­field, de la Escuela de Higiene y Med­i­c­i­na Trop­i­cal de Lon­dres, dice que no cree que pue­da ser un pro­duc­to efi­caz para desin­fec­tar las manos en y menos si se hace con vod­ka, que solo con­tiene un 40% de alco­hol.

Para la limpieza de super­fi­cies, los Cen­tros para el Con­trol y la Pre­ven­ción de Enfer­medades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. dicen que los desin­fec­tantes domés­ti­cos más comunes deberían ser efec­tivos.

Y, puestos a desin­fec­tar, la OMS tam­bién desacon­se­ja tajan­te­mente el uso de lám­paras ultra­vi­o­le­tas para ester­ilizar las manos u otras partes del cuer­po. “La radiación ultra­vi­o­le­ta puede causar eritemas (irritación de la piel)”, expli­ca el organ­is­mo. (I)

Fuente