Usar la san­gre de per­sonas que han super­a­do Covid-19 para ayu­dar a quienes com­bat­en la infec­cin. Esa es la hipte­sis que pre­tende demostrar un ensayo clni­co que se est ponien­do en mar­cha en Espaa, tal y como con­firm ayer el Cen­tro de Trans­fusin de la Comu­nidad de Madrid, uno de los organ­is­mos que, jun­to a var­ios hos­pi­tales pbli­cos, par­tic­i­par en la inves­ti­gacin cuan­do esta ten­ga todas las autor­iza­ciones per­ti­nentes del Min­is­te­rio de Sanidad.

El obje­ti­vo es eval­u­ar si el plas­ma de los super­vivientes de la infec­cin puede ser un arma efec­ti­va con­tra el virus, una estrate­gia que ya se us durante la pan­demia de gripe de 1918 y tam­bin se ha tes­ta­do en cri­sis como la del bola o el H1N1.

El plas­ma de pacientes cura­dos podra resul­tar til con­tra Covid-19, porque es ah donde se encuen­tran los antic­uer­pos ‑es decir, las defen­sas- que los afec­ta­dos desar­rol­lan para com­bat­ir la enfer­medad. Esas clu­las ya han apren­di­do a luchar con­tra el SARS-CoV­‑2, por lo que pueden ayu­dar a quienes tienen ms prob­le­mas para hac­er­le frente.

Segn los exper­tos, con este tipo de ter­apia resul­ta espe­cial­mente impor­tante el tiem­po en el que se aplique. Es nece­sario, por un lado, con­tro­lar el momen­to en que se extrae el plas­ma, para ele­gir el aquel en que la can­ti­dad de antic­uer­pos pre­sentes en san­gre sea alta. Asimis­mo, tam­bin impor­ta emplear esta ayu­da exter­na en un momen­to en el que la enfer­medad an no haya avan­za­do demasi­a­do. Por eso, creen que su uso debe ser antes de entrar en la UCI o en las 48 horas pos­te­ri­ores. Lo que evi­tara el ingre­so en las mis­mas y enfer­mos graves por Covid-19.

La ter­apia ya se ha uti­liza­do en otras oca­siones, frente a difer­entes patgenos. Por ejem­p­lo, fue uno de los tratamien­tos que recibi Tere­sa Romero, la aux­il­iar de enfer­mera que con­tra­jo el bola en Espaa, quien recibi el plas­ma de una reli­giosa, Pacien­cia Mel­gar, que haba con­segui­do super­ar la enfer­medad.

Tam­bin se ha uti­liza­do con mod­er­a­do xito con­tra epi­demias como la del SARS, expli­ca Jos Bruno Mon­toro, Coor­di­nador del Grupo de Tra­ba­jo de Hemod­eriva­dos de la Sociedad Espao­la de Far­ma­cia Hos­pi­ta­lar­ia (SEFH), quien aade que aunque la expe­ri­en­cia disponible para la pan­demia actu­al es escasa, hay esper­an­za en que una selec­cin de donantes con ttu­los de antic­uer­pos espec­fi­cos ele­va­da pue­da ser una her­ramien­ta til en las cir­cun­stan­cias actuales.

El espe­cial­ista con­fir­ma la preparacin en Espaa de un ensayo que eval­u­ar la efi­ca­cia de la admin­is­tracin de plas­ma de donantes cura­dos aadi­da a la ter­apia est­ndar y com­para­da con la mis­ma ter­apia est­ndar en soli­tario.

El pasa­do martes, la Agen­cia Esta­dounidense del Medica­men­to (FDA por sus siglas en ingls) anun­ci la autor­izacin de esta ter­apia exper­i­men­tal en pacientes graves, pese a que la mis­ma agen­cia sub­raya­ba en un comu­ni­ca­do que el tratamien­to no ha mostra­do ser efec­ti­vo en todas las enfer­medades estu­di­adas.

La com­paa far­ma­cu­ti­ca espao­la Gri­fols ‑espe­cial­ista en hemod­eriva­dos- ya tra­ba­ja de hecho con las autori­dades esta­dounidens­es en la obtencin de plas­ma del paciente. Esta empre­sa es, adems, uno de los organ­is­mos que par­tic­i­par en el ensayo espaol que se est ponien­do en mar­cha con la ter­apia exper­i­men­tal. Segn ha ade­lan­ta­do a EL MUNDO, Eduar­do Her­rero, pres­i­dente del rea indus­tri­al de la Divisin Bio­science de Gri­fols, el estu­dio involu­crar a 100 pacientes y actual­mente se encuen­tra pen­di­ente de la luz verde defin­i­ti­va de la Aemps (Agen­cia Espao­la de Medica­men­tos y Pro­duc­tos San­i­tar­ios). A fal­ta de la decisin de la agen­cia reg­u­lado­ra nacional, la com­paa tiene pre­vis­to que se haga con algunos de los hos­pi­tales de ref­er­en­cia en nue­stro pas, como son La Paz, el Gre­go­rio Maran en Madrid, y el Vall d’He­brn en Barcelona.

Segn un artcu­lo pub­li­ca­do esta sem­ana en Nature, el plas­ma de super­viviente ofrece una ven­ta­ja con respec­to a vac­u­nas u otras ter­apias, ya que puede obten­erse al momen­to y no nece­si­ta un desar­rol­lo muy com­ple­jo.

Her­rero apun­ta que se bus­ca poder recoger el plas­ma de pacientes que hayan super­a­do la enfer­medad a lo largo de 10 sem­anas. Des­pus, se tra­ta en la fbri­ca inac­ti­van­do el patgeno para luego trans­fundir los antic­uer­pos neu­tral­izantes a los enfer­mos.

Adems, la com­paa tiene otros ensayos en mar­cha en EEUU, donde van a pro­bar si una de las inmunoglob­u­li­nas que desar­rol­lan se puede emplear en pacientes can­didatos a UCI y con un ingre­so menor a 48 horas en estas. Esto sig­nificara que de poder apro­barse este tipo de ter­apia evi­tara que lle­gasen a las UCI y a desar­rol­lar cuadros muy crti­cos.

Durante el brote de SARS-CoV­‑2, Chi­na llev a cabo var­ios ensayos con suero de pacientes recu­per­a­dos. En uno de ellos, se trat a 13 per­sonas en esta­do grave. Tras var­ios das, los espe­cial­is­tas com­pro­baron que el virus haba deja­do de cir­cu­lar por su organ­is­mo, lo que indic la efec­tivi­dad de la ter­apia. Sin embar­go, el esta­do de muchos de los pacientes trata­dos con­tinu empe­o­ran­do, lo que empa el xito del tratamien­to. Tam­bin en otros ensayos con bola o SARS, las prue­bas con plas­ma de per­sonas que haban super­a­do las infec­ciones arro­jaron resul­ta­dos dis­pares.

Cristi­na Arbona, direc­to­ra del Cen­tro de Trans­fusin de la Comu­nidad Valen­ciana y miem­bro de la Sociedad Espao­la de Hema­tolo­ga y Hemo­ter­apia (SEHH), advierte de que tam­poco es sen­cil­lo encon­trar donantes ade­cua­dos. La donacin se pide slo a los que hayan pasa­do la infec­cin, y, someti­dos a test, hayan sido pos­i­tivos y aho­ra estn asin­tomti­cos. La exper­ta expli­ca, adems, que no se tra­ta de una donacin de san­gre con­ven­cional sino que ha de hac­erse una afre­sis, porque slo nos intere­san los antic­uer­pos. Es impor­tante que se real­ice entre los das 14 al 21 tras el lti­mo neg­a­ti­vo para ase­gu­rar una bue­na car­ga de estas defen­sas.

A lti­ma hora del mir­coles, se fil­tr a travs de las redes sociales una car­ta del Cen­tro de Trans­fusin de la Comu­nidad de Madrid en la que se peda ayu­da a la comu­nidad san­i­taria para facil­i­tar la recogi­da de plas­ma de pacientes cura­dos de una infec­cin por coro­n­avirus pre­cisa­mente para lle­var a cabo el cita­do estu­dio. El lla­mamien­to y las expec­ta­ti­vas sobre el uso de suero de pacientes como ter­apia poten­cial con­tra el virus se propa­garon rpi­da­mente. Sin embar­go, fuentes del pro­pio Cen­tro de Trans­fusin desmintieron ayer jueves que actual­mente se estn pidi­en­do dona­ciones de plas­ma entre la poblacin.

Lo que se fil­tr es un bor­rador de una car­ta pri­va­da, que se iba a enviar entre pro­fe­sion­ales, y an no haba recibido el vis­to bueno defin­i­ti­vo, sealaron las citadas fuentes. Esta­mos reci­bi­en­do muchas lla­madas de per­sonas intere­sadas en donar, y quer­e­mos des­men­tir que esas dona­ciones se estn real­izan­do. El Cen­tro tiene pre­vis­to par­tic­i­par en el ensayo, pero cuan­do ten­ga todas las autor­iza­ciones per­ti­nentes del Min­is­te­rio de Sanidad, sub­ra­yaron.

Con­forme a los cri­te­rios de

The Trust Project

Saber más

Fuente