El cam­bio en los hábitos de con­sumo y la apues­ta por la economía cir­cu­lar están redis­eñan­do las reglas del juego en la toma de deci­siones de los con­sum­i­dores. Las gen­era­ciones más jóvenes son las más com­pro­meti­das con la ecología y el medio ambi­ente. Según recoge el estu­dio Glob­al­We­bindex, 6 de cada 10 mil­len­ni­als (22–35 años) están dis­puestos a pagar un tick­et may­or por pro­duc­tos ecológi­cos y sostenibles, segui­dos por el 58% de la Gen­eración Z (16–21) y el 55% de la Gen­eración X (36–54). Casi la mitad (46%) de los Baby Boomers (55–64), serían favor­ables de incre­men­tar el gas­to por pro­duc­tos más ecofriend­ly.

En el mar­co de una ten­den­cia glob­al, los con­sum­i­dores se sien­ten más com­pro­meti­dos con el plan­e­ta, lo que a su vez reper­cute en la respon­s­abil­i­dad de las mar­cas para aten­der las necesi­dades de los clientes; unos ciu­dadanos empoder­a­dos y con­scientes del impacto que tienen sus hábitos y con­sumos en relación con el medio ambi­ente y la sosteni­bil­i­dad. El per­fil de los nuevos con­sum­i­dores se car­ac­ter­i­za por ser cívi­co, con pen­samien­to críti­co, coher­ente con sus pen­samien­tos y respon­s­able de sus actos, com­pro­meti­do con el medio que le rodea, y bus­ca la colec­tivi­dad frente al indi­vid­u­al­is­mo.

“El nue­vo con­sum­i­dor com­pra aque­l­lo que nece­si­ta, mira las eti­que­tas de los pro­duc­tos, se infor­ma por el ori­gen y la com­posi­ción, reuti­liza siem­pre que puede y tiene espe­cial sen­si­bil­i­dad por el com­er­cio de prox­im­i­dad”, afir­ma Mag­a­ly Pérez, Senior Account Man­ag­er de Webloy­al­ty, com­pañía líder en gen­eración de ingre­sos adi­cionales para eCom­merce. “Más allá del reci­cla­je la ten­den­cia gira en torno a la economía cir­cu­lar, un cam­bio en la for­ma de pro­ducir y con­sumir para dar más vidas a los pro­duc­tos”.

Los eCommerce en aras de la sostenibilidad

La emer­gen­cia climáti­ca, la brecha social o la dis­rup­ción tec­nológ­i­ca son tres de los grandes desafíos que más pre­ocu­pan a la ciu­dadanía. Y es que enten­der las exi­gen­cias de los nuevos con­sum­i­dores es el reto más impor­tante al que se enfrentan 3 de cada 4 pro­fe­sion­ales de mar­ket­ing, según el III Estu­dio Mar­cas con Val­ores: ¨El poder del con­sum­i­dor-ciu­dadano”.

El com­er­cio elec­tróni­co favorece la sosteni­bil­i­dad en tan­to en cuan­to que reduce o elim­i­na por com­ple­to los pun­tos de ven­ta físi­cos, lo que supone un ahor­ro en energía y emi­siones. Sin embar­go, los eCom­merce deben ser con­scientes, en la medi­da de lo posi­ble, del impacto que gen­era en el medioam­bi­ente el pack­ag­ing de sus pro­duc­tos para imple­men­tar solu­ciones sostenibles o biodegrad­ables para los envíos. Del mis­mo modo, el sec­tor apues­ta por el desar­rol­lo tec­nológi­co en los ser­vi­cios de últi­ma mil­la, lo que per­mite geolo­calizar y opti­mizar las rutas de los repar­tidores de men­sajería ahor­ran­do costes y evi­tan­do una may­or polu­ción.

Economía circular para un consumo responsable

El impacto de Fri­days for Future y del cono­ci­do como “efec­to Gre­ta” ha cal­a­do en la población españo­la. Unos movimien­tos que abo­gan por la economía cir­cu­lar donde los pro­duc­tos y ser­vi­cios tienen var­ios usos y pri­ma un con­sumo más respon­s­able de los recur­sos. En este sen­ti­do, sur­gen otras ini­cia­ti­vas sociales como “Zero Waste” cuyo prin­ci­pal foco es reducir y reuti­lizar. Pro­duc­tos de tela como bol­sas para la com­pra, botel­las de acero inox­id­able, cepil­los de bam­bú para lavar los dientes o la copa men­stru­al para la higiene ínti­ma son algunos de los pro­duc­tos estrel­la de este movimien­to.

“La economía cir­cu­lar es más nece­saria que nun­ca en un momen­to donde los cien­tí­fi­cos han encen­di­do todas las alar­mas ante una cri­sis ambi­en­tal sin prece­dentes con un con­sumo masi­vo de recur­sos, un aumen­to de las tem­per­at­uras glob­ales y un gran número de especies al bor­de de la extin­ción”, con­cluye Mag­a­ly.

Seguire­mos infor­man­do…

Fuente