El min­is­te­rio egip­cio de Salud anun­ció el viernes que había reg­istra­do el primer caso del nue­vo coro­n­avirus en el con­ti­nente africano.

El paciente con­ta­gia­do con el virus no es egip­cio, indicó en un comu­ni­ca­do el por­tavoz del min­is­te­rio, Khaled Mega­hed, sin pre­cis­ar su nacional­i­dad.

La Orga­ni­zación Mundi­al de la Salud (OMS) fue infor­ma­da y el paciente, que no pre­senta­ba ningún “sín­toma”, fue traslada­do al hos­pi­tal y puesto en cuar­ente­na para ser trata­do, según el min­is­te­rio.

“El min­is­te­rio ha adop­ta­do medi­das y vig­i­la la evolu­ción del caso (…) que está esta­bi­liza­do”, declaró Mega­hed.

Se tra­ta del primer caso reg­istra­do en un país del con­ti­nente africano, que tiene grandes vín­cu­los com­er­ciales con Chi­na o donde los sis­temas de salud son a menudo pre­car­ios.

Egip­to sus­pendió a prin­ci­p­ios de febrero los vue­los de la com­pañía nacional con Chi­na.

Evacuados de Wuhan

Unos 300 egip­cios fueron evac­ua­dos en febrero de la ciu­dad de Wuhan, epi­cen­tro de la epi­demia del nue­vo coro­n­avirus, y fueron colo­ca­dos en cuar­ente­na durante 14 días.

La epi­demia del COVID-19 ha deja­do al menos 1400 muer­tos en Chi­na y más de 64 000 con­ta­gia­dos.

Has­ta aho­ra, solo Japón y Fil­ip­inas han repor­ta­do un muer­to cada uno en su ter­ri­to­rios. (I)

Fuente