Don­ald Trump le hizo un gran favor a Twit­ter al usar­lo como prin­ci­pal for­ma de comu­ni­carse con el mun­do. En un momen­to en el que Twit­ter no pasa­ba por sus mejor momen­to, los tuits del pres­i­dente de Esta­dos Unidos lle­varon a la red social al primer plano. Pero el tono exal­ta­do de Trump, que suele ter­mi­nar sus men­sajes con un sig­no de admiración, tam­bién ha definido en parte el ambi­ente que con fre­cuen­cia encon­tramos en Twit­ter.

Si se ha sen­ti­do mal en algu­na ocasión al acced­er a Twit­ter en una tor­men­ta políti­ca, no se pre­ocupe. Es com­ple­ta­mente nor­mal. Un tuit políti­co puede det­onar una avalan­cha de respues­tas e hilos de men­sajes. Una sobre­car­ga de infor­ma­ción neg­a­ti­va. Es difí­cil no sen­tirse pes­imista al echar un vis­ta­zo a esos tor­rentes de men­sajes. Aunque inclu­so en Twit­ter hay límites, como ha com­pro­ba­do VOX.



El tuit de Don­ald Trump en el que escribió ‘Prince of Whales’
(Twit­ter @realDonaldTrump)



Pero hay otros males que acechan a esta red social. Es fácil acabar infor­ma­dos de cosas que no nos intere­san o nos desagradan: protes­tas de uno de nue­stros con­tac­tos por el retra­so del auto­bús, que alguien lance los temi­dos spoil­ers sobre una pelícu­la o serie que quer­e­mos ver o leer un gran número de tuits pro­mo­ciona­dos.

A pesar de todo eso, Twit­ter tam­bién puede ser una her­ramien­ta infor­ma­ti­va mag­ní­fi­ca. Para muchos siguen pesan­do más las ven­ta­jas que ofrece que los incon­ve­nientes. Aunque en esto influye mucho la lista de per­sonas a las que seguimos. Pero tam­bién los algo­rit­mos de Twit­ter, que deci­den dar­le pre­pon­der­an­cia a algunos tuits en nue­stro time­line.








Ten­emos bue­nas noti­cias: es posi­ble solu­cionar, al menos en parte, algunos de los males que azotan a Twit­ter. Bien sea recur­rien­do a her­ramien­tas de ter­ceros o a las que pro­por­ciona la propia red social. En el primer caso recomen­damos usar la apli­cación Nighthawk para con­sul­tar Twit­ter.

Esta app de momen­to sólo está disponible para iPhone por un pre­cio de 4,50 euros. Fue lan­za­da en diciem­bre y hay mucho por pulir. Pero en ella encon­tramos fun­ciones sen­cil­la­mente geniales. Una de las mejores cual­i­dades es que por defec­to no nos mues­tra los tuits patroci­na­dos. Por lo que nue­stro time­line aparece libre de pub­li­ci­dad.


Recomen­damos usar la apli­cación Nighthawk para con­sul­tar Twit­ter

Tam­bién por defec­to nos mues­tra los tuits en orden cronológi­co. De esa for­ma nos salta­mos la bar­rera que establece Twit­ter mostrán­donos los tuits que sus algo­rit­mos deter­mi­nan. Que no tienen porque ser de nue­stro interés. Ya sólo por estas dos fun­ciones algunos pagarían por usar Nighthawk. Pero hay más fun­ciones intere­santes.

La apli­cación cuen­ta por defec­to con unos cuan­tos fil­tros, que podemos acti­var fácil­mente. Entre los que están disponibles los hay para no se vean tuits sobre políti­ca de Gran Bre­taña o Esta­dos Unidos. Aunque no hay un fil­tro para políti­ca en España. Pero si hay otro que puede intere­sar a algunos: no mostrar tuits que han sido retu­itea­d­os por las cuen­tas que seguimos. Como curiosi­dad hay un fil­tro para que no se muestren tuits sobre Star Wars. Este aparta­do de fil­tros de todas for­mas debe cre­cer para ser más útil.




Nighthawk per­mite cosas como no ver tuits pro­mo­ciona­dos o que los tuits se organ­i­cen por orden de pub­li­cación

Una últi­ma fun­ción intere­sante de Nighthawk: es posi­ble crear, aunque con algu­na difi­cul­tad téc­ni­ca, una lista de las cuen­tas que nos intere­sa ver, dis­crim­i­nan­do al resto. Aunque la fun­ción de crear lis­tas existe en el cliente ofi­cial de Twit­ter para telé­fonos, en Nighthawk una vez crea­da la lista es mucho más fácil con­sul­tar un time­line per­son­al­iza­do.

En cualquier caso esta apli­cación es com­ple­men­taria para usar con la apli­cación ofi­cial de Twit­ter o direc­ta­mente acce­di­en­do a Twit­ter con el nave­g­ador. Sobre todo porque a la hora de pub­licar tuits está muy lim­i­ta­da. Ni tan siquiera per­mite pub­licar fotos o vídeos en los men­sajes que tuiteamos. Aunque sus creadores prom­e­ten que este año va a per­mi­tir pub­licar fotos, GIF y videos, se va a incluir una Pes­taña de búsque­da y otra para saber si nos han men­ciona­do.


Des­de el pro­pio Twit­ter tam­bién podemos crear fil­tros con pal­abras que no quer­e­mos que aparez­can en nue­stro time­line

Des­de el pro­pio Twit­ter tam­bién podemos crear fil­tros con pal­abras que no quer­e­mos que aparez­can en nue­stro Time­line. Para ello debe­mos acced­er a las opciones de con­fig­u­ración, des­de la apli­cación o des­de el nave­g­ador, y añadir pal­abras que no deseamos que aparez­can.



Tam­bién existe una opción, mucho más cono­ci­da, que nos per­mite silen­ciar cuen­tas, bien sea de for­ma tem­po­ral o per­ma­nente. Algo que por ejem­p­lo puede ser útil cuan­do una cuen­ta en con­cre­to va a lan­zar un gran número de tuits sobre un tema que no nos intere­sa, pero a la vez no quer­e­mos dejar de seguir­la.


Nighthawk de momen­to solo se encuen­tra disponible para iPhone




Fuente