El mun­do de la tele­fonía y del soft­ware para móviles sería muy difer­ente si Microsoft no hubiera tenido que enfrentarse al caso anti­mo­nop­o­lio, abier­to por la Jus­ti­cia esta­dounidense con­tra la multi­na­cional. Al menos, esto es lo que opina Bill Gates, que con­sid­era que Win­dows Mobile habría tenido una implantación may­ori­taria de no haber sido por este pro­ce­so.

“No hay duda de que la deman­da anti­mo­nop­o­lio fue mala para Microsoft y de que nos habríamos cen­tra­do mucho más en crear el sis­tema oper­a­ti­vo para móviles. En lugar de usar Android, estaríais emple­an­do Win­dows Mobile si no hubiera sido por el ‘caso anti­mo­nop­o­lio’ ”, afir­mó el cofun­dador de Microsoft este miér­coles al per­iódi­co británi­co The New York Times

El mag­nate no cul­pa a las apli­ca­ciones ni a la evolu­ción tec­nológ­i­ca ni a los dis­pos­i­tivos del fra­ca­so de Microsoft en el mun­do de la tele­fonía, sino a la Jus­ti­cia esta­dounidense y las dis­trac­ciones que les provocó. Gates señala que invirtieron muchos esfuer­zos en encar­ar las acciones legales y eso reper­cu­tió en su rendimien­to. 

“Estu­vi­mos muy cer­ca”, se lamen­tó Gates, que ase­guró que sus “dis­trac­ciones” con el caso anti­mo­nop­o­lio fueron las respon­s­ables de que Microsoft se quedase atrás en la car­rera por con­tro­lar el soft­ware de la tele­fonía móvil. Admi­tió que la com­pañía llegó tres meses tarde al lan­za­mien­to de un Motoro­la que habría lle­va­do su sis­tema.

Aho­ra nadie ha oído hablar de Win­dows Mobile. Pero, bueno, son unos cien­tos de miles de mil­lones aquí y allí”, apun­tó sobre el coste que supu­so a la empre­sa el pro­ce­so judi­cial, en el que Esta­dos Unidos acusó a Microsoft de abusar de su poder monopóli­co en los orde­nadores per­son­ales con núcleos Intel en cuan­to a la gestión de las ven­tas del sis­tema oper­a­ti­vo y del nave­g­ador web.

El mul­ti­mil­lonario ya había hecho comen­tar­ios sim­i­lares en otras oca­siones, que su may­or error fue “no con­ver­tir a a Microsoft en lo que Android es actual­mente”.

En la entre­vista, el empre­sario e infor­máti­co tam­bién recono­ció que no se habría reti­ra­do tan pron­to de no haber sido por las acciones legales empren­di­das por el Gob­ier­no esta­dounidense con­tra su empre­sa, aunque no lo lamen­ta. Con­sid­era que la decisión fue pos­i­ti­va, ya que le ha per­mi­ti­do pasar más tiem­po con su esposa y dedi­car­le más aten­ción a la fun­dación sin áni­mo de lucro Bill & Melin­da Gates. 

Fuente