Petróleos Mex­i­canos (Pemex) ingresó al nada selec­to grupo de las 10 de las com­pañías petrol­eras del mun­do que más con­t­a­m­i­nan.

De acuer­do con un análi­sis elab­o­ra­do por el Insti­tu­to de Respon­s­abil­i­dad Climáti­ca de Esta­dos Unidos, en total son 20 com­pañías las respon­s­ables de enviar al medio ambi­ente el 35% de los gas­es de efec­to inver­nadero, Pemex es la nove­na por los tra­ba­jos de explotación de petróleo, gas y car­bón que real­iza.

“Esas 20 las com­pañías han con­tribui­do colec­ti­va­mente con 480 mil mil­lones de toneladas de dióx­i­do de car­bono y metano, prin­ci­pal­mente por la com­bustión de sus pro­duc­tos”

“Esas 20 las com­pañías han con­tribui­do colec­ti­va­mente con 480 mil mil­lones de toneladas de dióx­i­do de car­bono y metano, prin­ci­pal­mente por la com­bustión de sus pro­duc­tos”, detal­ló Richard Heede, direc­tor del insti­tu­to en el doc­u­men­to medioam­bi­en­tal­ista.

El reporte pre­cisa que la petrol­era mex­i­cana emi­tió 22 mil 645 mil­lones de toneladas de dióx­i­do de car­bono (CO2) equiv­a­lente y metano, lo que rep­re­sen­ta 1.67% del total envi­a­do al medio ambi­ente por las empre­sas más con­t­a­m­i­nantes en el perío­do 1967–2017.

La lista de empre­sas más con­t­a­m­i­nantes la encabeza Sau­di Aram­co, cuyas emi­siones rep­re­sen­tan el 4.38% del total mundi­al, segui­do por la esta­dounidense Chevron, respon­s­able del 3.20% de las emi­siones glob­ales.

La empre­sa estatal rusa Gazprom pro­du­jo 3.19% de emi­siones, en tan­to que el cuar­to sitio lo ocu­pa la tam­bién esta­dounidense Exxon­Mo­bil con 3.09% y en el quin­to lugar esta Nation­al Iran­ian Oil con 2.63%.

• Cre­cen penas por “huachicol”, pero detienen a menos

El sex­to lugar es de la británi­ca BP; el sép­ti­mo de la anglo­holan­desa Shell; Coal India ocu­pa el octa­vo; Pemex el noveno; y, Petróleos de Venezuela (PDVSA) com­ple­tan la lista de las 10 empre­sas energéti­cas que más con­t­a­m­i­nan.

Los espe­cial­is­tas del Insti­tu­to de Respon­s­abil­i­dad Climáti­ca de Esta­dos Unidos con­sid­er­an que las empre­sas que val­o­ran su licen­cia social en la operación y respeto de la cien­cia climáti­ca ten­drán que ges­tionar sus ries­gos cor­po­ra­tivos y com­pro­m­e­terse a reducir la pro­duc­ción futu­ra de com­bustibles y sus emi­siones en línea con el Acuer­do de París para man­ten­er por deba­jo de 1.5 gra­dos Cel­sius la tem­per­atu­ra del plan­e­ta.

Además, deberán apo­yar la descar­bonización de la economía mundi­al y cam­biar sus inver­siones de cap­i­tal hacia energías ren­ov­ables, secue­stro de emi­siones y com­bustibles bajos en car­bono.

En su Plan de Nego­cios 2019–2023, Pemex reconoce en este reglón “estar con­sciente de que, como en toda activi­dad indus­tri­al, si bien sus activi­dades rep­re­sen­tan un foco de desar­rol­lo económi­co, tam­bién resul­tan en un impacto al medio ambi­ente, al hac­er uso de grandes exten­siones de ter­reno para sus insta­la­ciones, de recur­sos nat­u­rales como el agua, además de la gen­eración y descar­ga de aguas resid­uales y emi­siones a la atmós­fera”.

• Zama: la joya del petróleo de Méx­i­co cuyo con­trol se dis­putan Pemex y la esta­dounidense Talos Ener­gy

No obstante, agre­ga que man­ten­drá el com­pro­miso de cumplir con los obje­tivos de desar­rol­lo sostenible en mate­ria ambi­en­tal estable­ci­dos en la Agen­da 2030 de la Pres­i­den­cia de la Repúbli­ca, en par­tic­u­lar los obje­tivos 6 “Agua limpia y saneamien­to”, 7 “Energía ase­quible y no con­t­a­m­i­nante”, 12 “Pro­duc­ción y con­sumos respon­s­ables”, 13 “Acción por el cli­ma”, 14 “Vida Sub­ma­ri­na” y 15 “Vida de eco­sis­temas ter­restres”.

Para ello, indi­ca el doc­u­men­to, se bus­cará lograr una operación con un enfoque sus­tentable, al realizar un mane­jo inte­gral de agua, reducir las emi­siones de CO2e y el pasi­vo ambi­en­tal y cumplir con las nor­mas aplic­a­bles, para con­tribuir en el cumplim­ien­to de los Obje­tivos de Desar­rol­lo Sostenible estable­ci­dos en la Agen­da 2030, así como de los com­pro­misos deriva­dos del Acuer­do de París en mate­ria de cam­bio climáti­co.

Asimis­mo, con­sid­era las acciones para opti­mizar el desem­peño energéti­co en las activi­dades indus­tri­ales.

JM

Fuente