Un jura­do en Filadelfia, Esta­dos Unidos, ordenó ayer a la multi­na­cional John­son & John­son (J&J) pagar una ind­em­nización de ocho mil mil­lones de dólares a un hom­bre por los efec­tos del neu­rolép­ti­co Risperdal, según infor­mó The Wall Street Jour­nal (WSJ).

Se tra­ta de la may­or ind­em­nización has­ta la fecha con­tra J&J, de las más de 13 mil deman­das en su con­tra de per­sonas que señalan al Risperdal de haber­les cau­sa­do cuan­do eran niños gineco­mas­tia, una condi­ción que provo­ca el agrandamien­to de las glán­du­las mamarias en los hom­bres.

John­son & John­son, de acuer­do a las deman­das, era cono­ce­do­ra de este efec­to secun­dario del Risperdal pero no advir­tió del ries­go a sus clientes.

Este neu­rolép­ti­co tra­ta el transtorno bipo­lar, la esquizofre­nia y la irri­tabil­i­dad aso­ci­a­da al autismo y era uno de los pro­duc­tos más ven­di­dos de John­son & John­son en Esta­dos Unidos mien­tras lo com­er­cial­izó en exclu­si­va has­ta 2008.

En un comu­ni­ca­do, la multi­na­cional con sede en Nue­va Jer­sey dijo que recur­rirá a “este vere­dic­to exce­si­vo e infun­da­do”, que tam­bién cal­i­ficó de “muy despro­por­ciona­do” y mostró su con­fi­an­za en que será “rever­tido”.

Los jue­ces nor­mal­mente reducen las ind­em­niza­ciones fijadas por jura­dos al estu­di­ar los recur­sos de los afec­ta­dos.

El de este martes es el últi­mo revés judi­cial y financiero con­tra John­son & John­son, después de varias mul­tas y acuer­dos económi­cos en tri­bunales por motivos diver­sos.

La sem­ana pasa­da, por ejem­p­lo, la multi­na­cional acordó una mul­ta de 20.4 mil­lones con dos con­da­dos en el esta­do de Ohio que le per­mite evi­tar un pro­ce­so fed­er­al que pre­tende respon­s­abi­lizar a la indus­tria far­ma­céu­ti­ca de la cri­sis de los opiáceos.

John­son & John­son com­er­cial­izó los cal­mantes Dura­gesic y Nucyn­ta y sigue acu­mu­lan­do cen­tenares de otras deman­das por la epi­demia de los opiáceos.

En agos­to pasa­do, un juez en el esta­do de Okla­homa ordenó a J&J pagar 572 mil­lones de dólares en el con­sid­er­a­do como primer pro­ce­so judi­cial de mag­ni­tud en el país por la cri­sis de los opiáceos.

El año pasa­do, un jura­do en Mis­uri ordenó a J&J el pago de cua­tro mil 690 mil­lones de dólares a 22 mujeres y sus famil­ias que cul­pan al tal­co para bebés de la multi­na­cional de haber­les oca­sion­a­do cáncer de ovar­ios.

John­son & John­son ha recur­ri­do estos vere­dic­tos.

IM

Fuente