El com­bate a la cri­sis climáti­ca requerirá un cam­bio en los sis­temas impos­i­tivos para que incluyan un impor­tante aumen­to de gravámenes a las emi­siones de car­bono, dijo el martes la jefa del Fon­do Mon­e­tario Inter­na­cional (FMI), Kristali­na Georgie­va.

“Lim­i­tar el calen­tamien­to glob­al (…) requiere un pre­cio sig­ni­fica­ti­va­mente más alto del car­bono”, dijo en un dis­cur­so antes de la reunión anu­al del FMI y el Ban­co Mundi­al la próx­i­ma sem­ana.

“La clave está en cam­biar los sis­temas impos­i­tivos, no sim­ple­mente añadir un nue­vo impuesto”, agregó.

Según Georgie­va, los ingre­sos adi­cionales por la tasa al car­bono pueden uti­lizarse para reducir impuestos a los hog­a­res más vul­ner­a­bles.

Los nuevos recur­sos tam­bién pueden ser des­ti­na­dos a “apo­yar las inver­siones en infraestruc­tura de energía limpia que ayu­darán al plan­e­ta a sanar”.  

Enfrentar al cam­bio climáti­co no impli­ca “sola­mente aten­uar los daños sino adap­tarse al futuro”, dijo.

“Es una cri­sis a la que nadie es inmune y todos tienen la respon­s­abil­i­dad de actu­ar”.

Georgie­va recordó que una de las pri­or­i­dades del FMI es ayu­dar a los país­es a reducir sus emi­siones de car­bono y a vol­verse resilientes ante el cam­bio climáti­co.

NM

Fuente