El dis­pos­i­ti­vo se ha lle­va­do a cabo en Vil­la de Val­le­cas y de Puente de Val­le­cas, des­de donde se detect que par­tan los vehcu­los con des­ti­no a pun­tos de ven­ta de sus­tan­cias estu­pe­fa­cientes


Una de las casas donde se vende dro­ga en la Caa­da.
E. M.

La Poli­ca Nacional ha detenido a 30 per­sonas y reti­ra­do 70 vehcu­los en el mar­co de una operacin con­tra las ‘cun­das’ ini­ci­a­da a prin­ci­p­ios de ver­a­no. El dis­pos­i­ti­vo se ha lle­va­do a cabo en dis­tin­tas zonas de los bar­rios madrileos de Vil­la de Val­le­cas y de Puente de Val­le­cas, des­de donde par­tan vehcu­los par­tic­u­lares que, a cam­bio del pago de una cuo­ta, trans­porta­ban a per­sonas con­sum­i­dores de dro­gas a pun­tos de ven­ta de sus­tan­cias estu­pe­fa­cientes.

La inves­ti­gacin, lle­va­da por el Grupo Oper­a­ti­vo de Inves­ti­gacin Zon­al, se fun­da­ment en la real­izacin de vig­i­lan­cias que detec­taron un gran nmero de con­sum­i­dores de estu­pe­fa­cientes deam­bu­lan­do por las inmedia­ciones de deter­mi­na­dos pun­tos del bar­rio. Estas per­sonas llam­a­ban la atencin de con­duc­tores para ocu­par plaza en su vehcu­lo, lle­gan­do a inter­ferir en la cir­cu­lacin y oca­sio­n­an­do alter­ca­dos con vian­dantes y otros vehcu­los.

Tras haber real­iza­do un primer via­je, regresa­ban al mis­mo pun­to para recoger a nuevos pasajeros que quisier­an realizar el mis­mo trayec­to. Para desar­rol­lar el dis­pos­i­ti­vo pos­te­ri­or se ha con­ta­do con unidades de seguri­dad ciu­dadana de los dis­tri­tos de Puente de Val­le­cas y de Vil­la de Val­le­cas que real­izan con­troles de paso en los acce­sos de la Caa­da Real Galiana para inter­cep­tar a todos los vehcu­los que momen­tos antes haban cap­ta­do a pasajeros.

El trmi­no ‘cun­da’ es emplea­do en el argot poli­cial, para definir aque­l­los vehcu­los par­tic­u­lares que a cam­bio de una cuo­ta econ­mi­ca, o de una dosis de sus­tan­cia estu­pe­fa­ciente, trans­portan a con­sum­i­dores de dro­gas a pun­tos de ven­ta de sus­tan­cias estu­pe­fa­cientes.

Cuan­do los agentes con­stata­ban la activi­dad ile­gal lle­va­da a cabo por estos vehcu­los de trans­porte de pasajeros, se pro­ce­da a su reti­ra­da y a pro­pon­er para sancin al respon­s­able del trans­porte.

El con­duc­tor obte­na un ben­efi­cio econ­mi­co cuan­do era con­trata­do para la real­izacin del trayec­to, care­cien­do de licen­cia para la eje­cucin de estos ser­vi­cios.

Durante la operacin, que se mantiene acti­va, den­tro de los com­pro­ba­ciones real­izadas sobre con­duc­tores y pasajeros, se han prac­ti­ca­do has­ta el momen­to 30 deten­ciones y se reti­raron 70 vehcu­los. Adems se han lev­an­ta­do ms de 30 prop­ues­tas para sancin admin­is­tra­ti­va por tenen­cia de sus­tan­cia estu­pe­fa­ciente o armas blan­cas en va pbli­ca y se ha prop­uesto para sancin a todos los con­duc­tores que real­iz­a­ban tal activi­dad ile­gal.

Con­forme a los cri­te­rios de

The Trust Project

Saber más

Fuente