Había expectación por ver si los iPhone 11 mejora­ban en un aspec­to en el que var­ios telé­fonos de la com­pe­ten­cia les esta­ban ganan­do una batal­la impor­tante: la fotografía real­iza­da en condi­ciones de escasa lumi­nosi­dad. Las ante­ri­ores gen­era­ciones del telé­fono de Apple no con­ta­ban con algo como el modo noc­turno que habían implan­ta­do var­ios fab­ri­cantes.

Este se basa en el uso de algo­rit­mos para realizar varias tomas fotográ­fi­cas en un tiem­po de uno o var­ios segun­dos. Estas tomas luego se fusio­n­an en una úni­ca foto, con una lumi­nosi­dad mejo­ra­da. El mejor expo­nente de esto son telé­fonos como los Google Pix­el, que no equipan con la mejor cámara ni la más lumi­nosa del mer­ca­do. Pero cuen­tan con una sofisti­ca­da tec­nología de algo­rit­mos para lograr grandes fotos cuan­do la luz escasea. En su día hici­mos una prue­ba de lo que eran capaz de lograr en este sen­ti­do el Huawei P30 Pro, el Oppo Reno 10X y el Google Pix­el 3a.






Las tres cámaras del iPhone Pro ofre­cen condi­ciones muy difer­entes para cap­tar fotos noc­tur­nas o con poca luz

Tras un primer análi­sis de las cual­i­dades fotográ­fi­cas del iPhone 11 Pro, veamos aho­ra con más cal­ma de lo que es capaz su sis­tema de triple cámara cuan­do la luz escasea. Que es siem­pre la prue­ba más dura a la que se puede some­ter a una cámara, sea de un telé­fono o de cualquier otro tipo.

Las expec­ta­ti­vas en este sen­ti­do eran impor­tantes, pues inclu­so telé­fonos económi­cos de gama media habían logra­do implan­tar con éxi­to el denom­i­na­do modo noc­turno. Eso sí, en oca­siones los resul­ta­dos de las fotos que obten­emos mues­tran col­ores y una lumi­nosi­dad bas­tante irre­al. Por eso había cier­ta expectación sobre qué haría Apple en este sen­ti­do, pues la empre­sa casi siem­pre se ha dis­tin­gui­do en incor­po­rar a sus cámaras un tratamien­to de la ima­gen bas­tante real­ista.


El fun­cionamien­to del modo noc­turno es difer­ente al de otros ter­mi­nales de la com­pe­ten­cia

En esta ocasión con­ta­mos en el iPhone 11 Pro de un sis­tema de tres cámaras en la que la estrel­la es una angu­lar con un sen­sor de 12 megapíx­e­les, de may­or tamaño que las otras dos, y con un obje­ti­vo esta­bi­liza­do con una lumi­nosi­dad f/1.8. No es la cámara más lumi­nosa del mer­ca­do, pero son cifras bas­tante dig­nas.

Dónde Apple si se ha luci­do es en su cámara de 52mm, la que pro­por­ciona un zoom de dos aumen­tos. Cuen­ta con un sen­sor de 12 megapíx­e­les de tamaño infe­ri­or al de la cámara angu­lar, pero a su favor cuen­ta con la gran lumi­nosi­dad de su obje­ti­vo, f/2.0. Lo que la con­vierte en la cámara de estas car­ac­terís­ti­cas más lumi­nosa de un telé­fono. Además cuen­ta con esta­bi­lización ópti­ca.





Foto cap­ta­da con el iPhone 11 Pro durante 30 segun­dos.
(Ramón Peco)



Final­mente con­ta­mos con una cámara ultra angu­lar de 12 megapíx­e­les con un sen­sor que al pare­cer tiene el mis­mo tamaño que el de la cámara de 52mm, pero la lumi­nosi­dad de este obje­ti­vo de 13mm es infe­ri­or, f/2.4, y no cuen­ta con esta­bi­lización ópti­ca como los otros dos. Unos datos que no son uenos para hac­er fotos noc­tur­nas o entornos poco ilu­mi­na­dos. Aho­ra veamos en la prác­ti­ca lo que podemos hac­er.

Lo primero que debe­mos saber es que el modo noc­turno se acti­va automáti­ca­mente cuan­do la cámara del telé­fono detec­ta que hay muy poca luz. Es entonces cuan­do se hacen var­ios dis­paros durante uno o var­ios segun­dos que se fusio­n­an en una foto final. Si colo­camos la cámara sobre un trípode el iPhone detec­ta que el telé­fono está inmóvil y podemos hac­er fotos de has­ta 30 segun­dos, como hemos podi­do com­pro­bar.

Foto captada con el iPhone 11 Pro
Foto cap­ta­da con el iPhone 11 Pro
(Ramón Peco)








Cuan­do el modo noche se acti­va podemos selec­cionar una can­ti­dad de tiem­po para hac­er las fotos. Diez segun­dos a pul­so como máx­i­mo y 30 si la cámara está en un tripode. Pero, ojo, este modo noc­turno sólo fun­ciona con la cámara de 26mm y la de 52mm. No con la cámara ultra angu­lar de 13mm.

De hecho, tam­bién hemos com­pro­ba­do con la siem­pre recomend­able apli­cación Pro­Cam que si quer­e­mos hac­er fotos en for­ma­to RAW, algo que en el caso de cier­tas fotos noc­tur­nas puede ser recomend­able para luego edi­tar­las, tam­poco es posi­ble con esta cámara, aunque si es posi­ble con las otras dos.

Foto captada con el iPhone 11 Pro
Foto cap­ta­da con el iPhone 11 Pro
(Ramón Peco)



En nues­tras prue­bas hemos real­iza­do mul­ti­tud de fotografías. Uno de los retos que nos pusi­mos fue cap­tar un cielo estrel­la­do inclu­so con cier­ta con­t­a­m­i­nación lumi­nosa y una Luna en cuar­to cre­ciente. Para ello hemos emplea­do un trípode y dis­paramos con la cámara de 26mm una foto con el modo noche acti­va­do de 30 segun­dos.





El resul­ta­do deja ver algu­nas de las fotos del cielo con clar­i­dad a pesar de las condi­ciones des­fa­vor­ables de luz ambi­en­tal. Lo que nos parece una gra­ta sor­pre­sa, aunque hemos detec­ta­do en esta foto algu­na incon­gru­en­cia lumi­nosa en los bor­des de la ima­gen. Tam­bién hemos real­iza­do a pul­so en un par­que con escasa ilu­mi­nación, pero no tan escasa como para que se acti­vase el modo noche un par de fotos con la cámara de 26mm y la de 52mm a pul­so.

Foto captada con el iPhone 11 Pro
Foto cap­ta­da con el iPhone 11 Pro
(Ramón Peco)



Los resul­ta­dos han sido, como era de esper­ar, mejores con la cámara de 26mm, por ten­er un may­or sen­sor de ima­gen y ser más lumi­nosa. Pero la cámara de 52mm tam­bién demues­tra ser mejor de lo que esperábamos en una situación de este tipo. A pesar de que la foto dis­para­da con la cámara de 26mm se cap­tó con una sen­si­bil­i­dad de 800 ISO frente a los 640 ISO de la cámara de 52mm, el niv­el de detalle es mucho mejor con la cámara de 26mm. Aquí encon­tramos la ven­ta­ja de con­tar con un sen­sor de ima­gen de may­or tamaño.





Final­mente hici­mos varias prue­bas en un entorno poco ilu­mi­na­do pero con focos de luz en algu­nas zonas, agrade­ce­mos aquí al Bar El Per­ro su colab­o­ración para la real­ización de esta prue­ba. En este entorno, que puede ser más común para la real­ización de fotos con poca luz, usamos las tres cámaras del telé­fono.

Foto captada con el iPhone 11 Pro
Foto cap­ta­da con el iPhone 11 Pro
(Ramón Peco)



En ningu­na de las fotos que hici­mos el iPhone activó el modo noc­turno por deter­mi­nar que la luz era sufi­ciente. Obtu­vi­mos un menor niv­el de detalle con la cámara ultra angu­lar, algo que ya esperábamos. Pero el resul­ta­do no es tan malo como era de esper­ar en una cámara pen­sa­da para hac­er fotos en entornos bien ilu­mi­na­dos. Las otras dos cámaras aquí se com­por­taron de for­ma exce­lente. Mostran­do un buen niv­el de detalle que hace innece­sario usar el flash. Por cier­to, el uso del modo noc­turno es incom­pat­i­ble con este. Por si alguien se lo pre­gunt­a­ba.

En defin­i­ti­va, a primera vista Apple no parece haber inno­va­do demasi­a­do con la inclusión del modo noc­turno. Pero en real­i­dad hemos obser­va­do algo que nos ha gus­ta­do bas­tante cuan­do se acti­va este: las fotos siguen tenien­do unas tonal­i­dades de col­or bas­tante real­is­tas. Además, no obser­va­mos fal­los de proce­samien­to. Como sucede en algunos ter­mi­nales de gama media.





Foto captada con el iPhone 11 Pro
Foto cap­ta­da con el iPhone 11 Pro
(Ramón Peco)



Algo que tam­bién nos ha gus­ta­do, y mucho, es que Apple haya incor­po­ra­do una cámara con un zoom de dos aumen­tos bas­tante lumi­nosa y con un obje­ti­vo esta­bi­liza­do. Lo que amplía mucho las posi­bil­i­dades de encuadrar de cer­ca en condi­ciones de lumi­nosi­dad poco favor­ables. De hecho, en este aspec­to el iPhone Pro es prob­a­ble­mente el telé­fono que ofrece mejores fotos de este tipo usan­do un zoom.

Esper­e­mos, eso sí, que la cámara ultra angu­lar mejore su lumi­nosi­dad y se le dote de un esta­bi­lizador ópti­ca en futuras gen­era­ciones. Tam­bién nos gus­taría algo más de agili­dad en el sis­tema de enfoque cuan­do se toman fotos con el modo noc­turno acti­va­do. Aunque al fin y al cabo somos con­scientes de que esta­mos hablan­do de la cámara de un telé­fono.

A propósi­to, no nos hemos olvi­da­do del vídeo en esta prue­ba. El iPhone 11 Pro incor­po­ra algo que es muy poco fre­cuente de ver en un telé­fono, y es un modo de grabación en 4K a 24 fps en vez de a los 30 fps que como mín­i­mo esta­mos acos­tum­bra­dos a ver. Esos seis fotogra­mas de difer­en­cia per­miten obten­er imá­genes más lumi­nosas al grabar con poca luz. Pero en este caso recomen­damos usar la cámara prin­ci­pal. Pues las otras dos debido a su escasa lumi­nosi­dad pro­ducen imá­genes demasi­a­do oscuras o con demasi­a­do rui­do.

Foto captada con el iPhone 11 Pro con la cámara angular, la más luminosa de todas.
Foto cap­ta­da con el iPhone 11 Pro con la cámara angu­lar, la más lumi­nosa de todas.
(Ramón Peco)



Fuente