Una mujer, con­sul­tan­do su telé­fono móvil en la playa.
GTRESONLINE

¿Sabe­mos desconec­tar de las redes sociales? ¿Quer­e­mos hac­er­lo? ¿Podemos? Una encues­ta nos viene a decir que no, que los españoles esta­mos seri­amente engan­cha­dos al móvil y con él a nue­stros con­tac­tos de Face­book, Twit­ter o Insta­gram. Sólo 2 de cada 10 españoles se desconec­taron de las redes sociales durante las vaca­ciones.

Una encues­ta elab­o­ra­da por Muse­ment con­cluye que durante las vaca­ciones de ver­a­no un 83,8% de los españoles se conec­tó y subió fotos, videos y comen­tar­ios a sus redes sociales. O dicho de otro modo, solo un 16,2% desconec­tó de ver­dad.

Según el detalle del son­deo de esta platafor­ma de reser­va de activi­dades, vis­i­tas y espec­tácu­los, de esa gran may­oría que sí usó el telé­fono móvil mien­tras esta­ba en la playa, un 35% lo hizo para subir algún tipo de con­tenido, pero de man­era esporádi­ca y no cada día.

En cam­bio, un 27,8% man­tu­vo sus redes actu­al­izadas cada día; un 15,8% pub­licó algún con­tenido entre dos y tres veces al día; y final­mente, un 5,2% subió imá­genes, links o tex­tos al menos cua­tro veces al día.

Pero tal vez merez­ca la pena desconec­tar. Recien­te­mente, una inves­ti­gación real­iza­da por las uni­ver­si­dad de East Anglia (UEA), Green­wich y la Uni­ver­si­dad Tec­nológ­i­ca de Auck­land (AUT), en Aus­tralia, ha rev­e­la­do el via­je emo­cional que los tur­is­tas real­izan cuan­do se desconectan de la tec­nología y las redes sociales mien­tras via­jan.

Los hal­laz­gos mues­tran que hubo ansiedad ini­cial, frus­tración y sín­tomas de absti­nen­cia entre muchos de los via­jeros, pero luego crecieron los nive­les de aceptación, dis­frute e inclu­so lib­eración. Los par­tic­i­pantes no solo se rela­cionaron más con otros via­jeros y locales durante sus via­jes desconec­ta­dos, sino que tam­bién pasaron más tiem­po con sus com­pañeros de via­je.

Fuente