El ser­vi­cio de Radio­di­ag­nós­ti­co del Hos­pi­tal La Luz de Madrid aca­ba de incor­po­rar un nue­vo mamó­grafo tridi­men­sion­al (tomosín­te­sis dig­i­tal 3D), que per­mite localizar e iden­ti­ficar con mucha más pre­cisión las lesiones en la mama. El nue­vo equipo tiene claras ven­ta­jas respec­to a las mamo­grafías con­ven­cionales, logran­do imá­genes de alta cal­i­dad, una menor dosis de radiación y may­or con­fort para las pacientes, ya que la pala com­pre­so­ra posee una for­ma adap­ta­da a la mama pro­ducien­do menor com­pre­sión sobre la mis­ma.

Para el radiól­o­go que creó la Unidad de Radi­ología de Mama del Hos­pi­tal La Luz hace 9 años años, doc­tor José Luis Pérez Aran­da, exis­ten innu­mer­ables avances en estos nuevos sis­temas que dejan ya obso­le­tos a los equipos prece­dentes. “En tan solo 3 segun­dos es capaz de obten­er cada una de las proyec­ciones (imá­genes en corte) y con ello dis­minuimos la posi­bil­i­dad de movimien­to de la paciente, por tan­to, la necesi­dad de repe­tir la prue­ba cuan­do la paciente se mueve”. 

“Estas condi­ciones per­miten mejo­rar notable­mente la detec­ción y el diag­nós­ti­co de cánceres de mama de for­ma pre­coz, evi­tan­do así que se extien­da a otras partes del cuer­po (metás­ta­sis), con un mejor pronós­ti­co y hacien­do posi­ble un tratamien­to menos agre­si­vo”, afir­ma la direc­to­ra de la Unidad Radi­ológ­i­ca de Patología Mamaria del Hos­pi­tal La Luz, doc­to­ra Sil­via Pérez Rodri­go.

Así lo ha puesto de man­i­fiesto un estu­dio pre­sen­ta­do en la reunión anu­al de la Sociedad de Radi­ología de Norteaméri­ca que demues­tra que la mamo­grafía tridi­men­sion­al detec­ta un 90% más de casos de cáncer de mama. Según la doc­to­ra Sil­via Pérez el nue­vo mamó­grafo va equipa­do con un soft­ware avan­za­do que nos per­mite un mane­jo y proce­sa­do de las imá­genes obtenidas más rápi­do, fiable y suma­mente útil, espe­cial­mente en la toma de deci­siones. “En casos de lesiones benig­nas nos per­mite dar un diag­nós­ti­co de benig­nidad con may­or seguri­dad dis­min­uyen­do con ello la tasa de rel­la­madas, es decir, la necesi­dad de realizar otras prue­bas com­ple­men­tarias como pueden ser com­pre­siones local­izadas, ecografía, RM mamaria y en muchos casos biop­sias, en lesiones que final­mente son benig­nas. Además, hemos nota­do espe­cial util­i­dad en pacientes con mamas den­sas, uno de nue­stros grandes desafíos, ya que en este tipo de mamas, las lesiones pueden pasar desapercibidas o quedar ocul­tas o enmas­caradas en el teji­do mamario de la paciente, tenien­do éstas may­or ries­go de pade­cer cáncer y de ser diag­nos­ti­ca­do más tarde”, expli­ca la espe­cial­ista.

El equipo tam­bién dispone de un sis­tema de estero­tax­ia “que nos per­mite localizar lesiones vis­i­bles por mamo­grafía y realizar pro­ced­imien­tos inter­ven­cionistas como las biop­sias de mama, con gran exac­ti­tud en la mis­ma sala de explo­ración, así como su mar­ca­je con un arpón o una semi­l­la para ser extir­padas en quiró­fano”, afir­ma el doc­tor Pérez Aran­da.

Seguire­mos Infor­man­do…

Fuente