Un niño esta­dounidense de 4 años que sufre cáncer deberá seguir vivien­do con su abuela y no con sus padres, según ordenó la jus­ti­cia.

Un tri­bunal de Flori­da tomó esta decisión el lunes luego de que los padres del niño, Tay­lor Bland y Joshua McAdams, se negaran a some­ter­lo a sesiones de quimioter­apia y en su lugar bus­caran ter­apias alter­na­ti­vas.

No es la primera vez que la jus­ti­cia fal­la en con­tra de los padres.

El niño ya había sido reti­ra­do del cuida­do de sus prog­en­i­tores en abril pasa­do después de que no acud­ier­an a una sesión de quimioter­apia y aban­donaran el esta­do.

Los padres están “obvi­a­mente dev­as­ta­dos”, dijo su abo­ga­da a medios esta­dounidens­es.

“El niño está pasan­do por una expe­ri­en­cia médi­ca abso­lu­ta­mente traumáti­ca y lo está hacien­do sin sus padres”, dijo Brooke Elv­ing­ton.

Tratamientos alternativos y persecución

Después de que el niño, a quien la BBC no quiere nom­brar por su cor­ta edad, fuera diag­nos­ti­ca­do con leucemia lin­foblás­ti­ca agu­da en abril, sus padres optaron por tratar­lo con oxigenoter­apia, hier­bas, agua alcali­na y cannabis med­i­c­i­nal.

Los padres del niño quisieron pro­bar tratamien­tos alter­na­tivos con­tra el cáncer.

Luego, la pare­ja decidió aban­donar el esta­do cuan­do perdió la cus­to­dia del niño después de fal­tar a una sesión de quimioter­apia y “negarse a seguir con la aten­ción médi­ca para sal­var­le la vida”, según la policía.

En mayo fueron encon­tra­dos en Ken­tucky tras una búsque­da poli­cial inter­estatal.

En ese momen­to, el niño fue lle­va­do a vivir con su abuela para recibir tratamien­to médi­co están­dar.

“Riesgo sustancial”

Este lunes, el juez de la corte de cir­cuito del con­da­do de Hills­bor­ough, Flori­da, Thomas Paler­mo, dijo que el niño enfrentaría “un ries­go sus­tan­cial de neg­li­gen­cia inmi­nente” si fuera devuel­to a sus padres.

Man­ten­er al niño bajo la cus­to­dia de su abuela mater­na “es la úni­ca for­ma de garan­ti­zar la salud, la seguri­dad y el bien­es­tar” del pequeño, dijo el juez, según infor­mó la cade­na NBC News.

La quimioter­apia a menudo se aso­cia con efec­tos secun­dar­ios que cau­san debili­ta­mien­to, pero en muchos casos solo provo­ca sín­tomas leves.

Según el Hos­pi­tal de Inves­ti­gación Infan­til de St. Jude de Ten­nessee, aprox­i­mada­mente el 98% de los niños con leucemia lin­foblás­ti­ca agu­da entran en remisión a las pocas sem­anas de comen­zar el tratamien­to, y aprox­i­mada­mente el 90% de los pacientes infan­tiles se curan.

La abo­ga­da de Bland y McAdams dijo que la pare­ja está con­sideran­do pre­sen­tar una apelación.

El niño “debe estar en casa con sus padres”, ase­guró. (I)

Fuente