Los equipos mediocres, o de bajo rendimiento, puede que sobrevivan durante épocas de estabilidad económica, y cuando están dentro de organizaciones que viven una situación de privilegio en el mercado. Pero en épocas de volatilidad económica, o cuando la empresa debe reenfocar su estrategia, sólo los extraordinarios saldrán airosos y marcarán la diferencia.

ENRIC AROLA PÉREZ. Fundador de Far Coaching i cofundador de In Movement!.


Un equipo extra­or­di­nario es aquel que iden­ti­fi­ca sus dis­fun­ciones de for­ma con­stante y se pone en mar­cha para erradi­car­las o min­i­mizarlas cuan­to antes. Un equipo ni nace, ni con­seguirá ser per­fec­to en todos sus engrana­jes, pero sí podrá aumen­tar su desem­peño si pone todo su empeño en ello.

Para tra­ba­jar en esta direc­ción, un equipo deberá enfo­carse en los sigu­ientes pun­tos para con­seguir ser cada vez más extra­or­di­nario:

  • Enten­der las parado­jas del equipo. Un equipo se debate a menudo entre dos necesi­dades que son antagóni­cas, y que le impi­den avan­zar. Un ejem­p­lo es la necesi­dad de cam­biar para adap­tarse a nuevas situa­ciones y, a la vez, la necesi­dad de con­ser­var para no arries­gar más de la cuen­ta.
  • Ten­er una nue­va relación con el con­flic­to. Evi­tar el con­flic­to no es el camino para con­stru­ir un equipo extra­or­di­nario. Sí que lo es provo­car­lo de for­ma con­struc­ti­va siem­pre que sea nece­sario para aflo­rar, y solu­cionar, las situa­ciones críti­cas.
  • Fomen­tar la ten­sión cre­ati­va den­tro del equipo. Los inte­grantes de un equipo nece­si­tan pedirse mutu­a­mente su mejor ver­sión. Des­de el respeto, pero tam­bién des­de la exi­gen­cia, deben retarse los unos a los otros.
  • Apren­der a soltar lo que no es impor­tante ni estratégi­co. Por mucho que haya que agrade­cer­le al pasa­do, un equipo nece­si­ta despren­der­se de lo que no aña­da val­or. Es, a veces, traumáti­co, pero tam­bién es impre­scindible.

Tomar conciencia de estos puntos y ponerse a trabajar en ellos de forma prioritaria, sin aparcarlos con la excusa de las urgencias operativas, hará posible que las organizaciones consigan que sus equipos se reinventen para estar a la altura del futuro económico que está llegando.

Fuente