La can­ciller de Ale­ma­nia, Angela Merkel.
AFP

La entra­da de Ale­ma­nia en recesin tcni­ca se da prc­ti­ca­mente por hecho, a fal­ta de que el Bun­des­bak anun­cie hoy el dato sobre el PIB cor­re­spon­di­ente al segun­do trimestre del ao. Todos los pron­sti­cos apun­tan en neg­a­ti­vo y, lo que es peor an, el pes­imis­mo se impone para el trimestre en cur­so.

Tras los escalofros que pro­du­jeron la pub­li­cacin a primeros de sem­ana de los indi­cadores de pro­duc­cin indus­tri­al, los peo­res des­de 2009, el insti­tu­to para inves­ti­gacin econ­mi­ca euro­pea ZWE ha ver­tido un nue­vo jar­ro de agua fra sobre una coyun­tu­ra ata­da por el cuel­lo de la guer­ra com­er­cial entre EEUU y Chi­na y la incer­tidum­bre del Brex­it.

Las per­spec­ti­vas son som­bras y el barmetro con el que ZWE mide, mes a mes, la con­fi­an­za de los inver­sores financieros y corre­dores de Bol­sa las ha tra­duci­do en nmeros con la may­or baja­da des­de 2011: La con­fi­an­za de los inver­sores ha cado 19,6 pun­tos, has­ta los ‑44,1.

La nue­va escal­a­da de las ten­siones entre Esta­dos Unidos y Chi­na con­ll­e­va grandes rie­gos para la econo­ma glob­al y si a eso le sumamos la cada vez ms prob­a­ble sal­i­da sin acuer­do del Reino Unido de la UE el resul­ta­do es un der­rumbe del crec­imien­to, expli­ca el pres­i­dente del ZEW, Achim Wambach. Ale­ma­nia, nacin expor­ta­do­ra por exce­len­cia, estara sien­do as una de las primeras vcti­mas, una lec­tura que no com­parten en su inte­gri­dad otros econ­o­mis­tas.

En las grandes empre­sas el nimo es des­o­lador, con­sta­ta el pres­i­dente del insti­tu­to de inves­ti­gacin de la econ­mi­ca ale­m­ana IW, Michaek Hther. Pero no slo entre aque­l­las que com­er­cian con Esta­dos Unidos, Chi­na o el Reino Unido, sino para la zona euro en gen­er­al. La con­fi­an­za de los inver­sores ale­manes en la Euro­zona ha empe­o­ra­do sig­ni­fica­ti­va­mente, des­de los ‑20,3 pun­tos de julio a los ‑43,6 en agos­to, segn el barmetro del ZEW.

Las causas que han lle­va­do a esta situacin son mlti­ples y los respon­s­ables no son slo tres. Al mar­gen de un Trump en ataque per­ma­nente al libre com­er­cio y a las insti­tu­ciones mul­ti­lat­erales, a un Boris John­son que ame­naza con romper por la fuerza los vncu­los del Reino Unido con la UE, los ver­daderos prob­le­mas de la econo­ma ale­m­ana se ges­tan en Ale­ma­nia, afir­ma Hther.

Cita como ejem­p­lo la dis­cusin sobre cam­bio climti­co y las prop­ues­tas, cada vez ms rad­i­cales, de los par­tidos polti­cos. Los ataques de pni­co en el debate sobre cam­bio climti­co cre­an inse­guri­dad en la econo­ma, afir­ma Hther, que abo­ga por abor­dar el prob­le­ma en pos­i­ti­vo. Es decir, en vez de sacar el palo con impuestos o pro­hibi­ciones, el Gob­ier­no debera mostrar la zana­ho­ria, incen­ti­van­do la inno­vacin en la lucha con­tra el calen­tamien­to glob­al de la Tier­ra.

No es el nico econ­o­mista con ese pare­cer. No podemos cul­par a Don­ald Trump o al Brex­it de nues­tra debil­i­dad porque nues­tra debil­i­dad se lla­ma, entre otros, reg­u­lacin, dis­ci­plina pre­supues­taria, fal­ta de est­mu­lo fis­cal, demografa y un Gob­ier­no otoal, afir­ma Gabriel Felbe­mayr, con­ven­ci­do de que Nosotros (Ale­ma­nia) somos los que hace­mos nue­stro des­ti­no.

“El futuro es sombro”

Por todo ello, la primera econo­ma de la zona euro se acer­ca a la entra­da de un tnel donde no se vis­lum­bra luz. El futuro es som­bro, pre­vn los 193 inver­sores y anal­is­tas entre­vis­ta­dos por ZEW para elab­o­rar un barmetro que augu­ra que las exporta­ciones y la pro­duc­cin indus­tri­al seguirn empe­o­ran­do. El econ­o­mista jefe de LBBW, Uwe Burk­ert, no nece­si­ta saber ms. El der­rumbe de la con­fi­an­za de los inver­sores es una seal de alar­ma de recesin.

El dete­ri­oro de la con­fi­an­za en la econo­ma ale­m­ana es jus­ti­fi­ca­do. Sec­tores clave como la indus­tria, la con­struc­cin y el sum­in­istro energti­co se desplo­maron el pasa­do junio un 1,5% respec­to a mayo, segn los datos del Min­is­te­rio de Econo­ma.

Con­forme a los cri­te­rios de

The Trust Project

Saber más

Fuente