Un talent a lo grande tiene que tener un jurado a lo grande para poder triunfar. Ese fue el pensamiento de Antena 3 a la hora de conformar el plantel de jueces de Masters de la reforma, su nueva apuesta de entretenimiento, que cuenta entre sus filas con Tomás Alía, diseñador de uno de los estadios del Mundial de Qatar 2022 y responsable de algunos de los tramos más importantes en la decoración de Madrid para la Boda del Príncipe de Asturias.

Alía apunta que “la clave es ver la evolución de los concursantes”, ya que se trata de “un casting muy dispar pero apasionante”. El diseñador solo tiene buenas palabras para sus compañeros, a los que alaba por formar un “engranaje” perfecto. Sobre Manel Fuentes, presentador del formato, asegura que es “de los profesionales más importantes del medio”, ya que “sabe comunicar y humanizar la conexión con los demás”.

Acerca de Carolina Castedo y Pepe Leal, los otros dos miembros del jurado, Tomás subraya que ha sido “fascinante” trabajar junto a ellos. Eso sí, como viene siendo habitual en este tipo de espacios, este buen rollo generalizado no ha estado exento de piques entre los jueces: “Nos hemos picado conceptualmente pero es necesario, tenemos puntos de vista diferentes y lo normal es comparar criterios”.

En el primer programa de ‘Masters de la reforma’, el público pudo comprobar que Alía aporta el humor al formato, un aspecto imprescindible en este tipo de espacios: “En la vida profesional, yo siempre creo en el toque de humor. Los diseñadores somos muy rígidos y muy estructurados y a mí no me gusta eso, prefiero aportar ese punto para desengrasar y que la gente se sienta cómoda”.

tomas_jurado.jpg

«Siempre separo a la persona del personaje»

Cuestionado por cuál ha sido el momento más crítico durante el rodaje, Alía señala que siempre eran los tiempos de las pruebas: “En uno de los rodajes, recuerdo que pensé que no podíamos llegar porque las necesidades del proyecto eran muy grandes. Los pobres concursantes se dejaban la piel y lloraban mientras nosotros les presionábamos para que saliese todo bien”.

Esta tensión hizo mella en algunos de los concursantes. “Había problemas entre algunas parejas porque se peleaban y llegaban a dudar de su relación personal”, revela, admitiendo que “nos ha tocado mediar varias veces porque algunas relaciones nacieron muy correctas pero la evolución del programa las llevaba a la catástrofe”.

Por último, Tomás indica que está “preparado para las críticas porque siempre he pretendido separar la persona del personaje. Yo tengo la digestión bien hecha en la vida”. El diseñador explica que, al haber hecho mucha obra pública en su vida, está acostumbrado a todo tipo de críticas, tanto negativas como positivas.

Seguiremos Informando…

Fuente