Comprar un ordenador portátil es una decisión complicada. La versión tradicional es acercarse a una tienda de informática y repasar filas de ordenadores de confusas especificaciones en sus estanterías. Tener un amigo o familiar que sepa, o confiar ciegamente en que el vendedor de la tienda tenga nuestros intereses en mente. Es fácil acertar si tu presupuesto ronda los 1.000 euros, pero buscamos algo barato la cosa se complica.

En el rango por debajo de los 500 euros la mayoría de portátiles tienen muchas cojeras. O bien aún mantienen vetustos discos duros, o la resolución de la pantalla es peor que la de tu móvil de hace cinco años, o la batería dura hora y media en el mejor de los casos… o todas a la vez. Ese es precisamente el hueco que está rellenando Chuwi, una startup china que está causando sensación en el comercio online con precios de derribo.







La pantalla, la calidad de construcción y su ligero peso son sus mejores argumentos


Impresiones positivas del Aerobook de Chuwi
(AQ)

Su último modelo se llama Aerobook y cuesta poco más de 400 euros. Tras probarlo durante tres semanas, debemos admitir que la compañía ha acertado en muchos aspectos. Su construcción es sólida creado en aluminio robusto que no llega a los 1.300 gramos. Un peso que lo hace casi desaparecer cuando lo metemos en la mochila o el maletín. El teclado es retroiluminado, algo que aún sigue sin ser común en ordenadores con un precio muy superior, y que nos ayudará a trabajar a oscuras.

Lamentablemente el esquema del teclado es el estadounidense, no el tradicional del español europeo. Esto no solo elimina la Ñ, también descoloca algunas teclas. Se puede configurar por software para cambiar el esquema al “nuestro” pero las teclas no cambiarán físicamente, claro. Si escribes “sin mirar” esto no es un problema, pero para algunos compradores puede ser un factor decisivo para no comprarlo.



El teclado tiene el esquema de inglés americano, no el de español europeo, que puede ser un inconveniente para muchos


Lo que sí me ha sorprendido gratamente es el “trackpad”, la unidad con la que movemos el cursor con la yema de los dedos. Tiene un tacto muy delicado en el deslizamiento y robusto al toque. El tamaño y la ubicación son más que correctos: grande y centrado. Sin experimentos raros y lejos de los terribles trackpad de plástico que se desgasta, sobre todo a las personas con piel muy grasa.





Otro de sus puntos fuertes es la pantalla con resolución Full HD (1920 x 1080), algo que no es común en portátiles de este precio donde resoluciones bajas como 1280 x 720 o 1366 x 768 siguen siendo una pesadilla aún muy real. La pantalla es brillante y útil para trabajar al aire libre. El tamaño total es de 13,3” pero los marcos reducidos hacen que tenga un tamaño total muy limitado.

En su interior nos encontramos con un contraste. Su procesador es un Intel Core M3, un juego de chips que tiene un rendimiento entre bajo y medio. Mi uso me ha permitido programar, navegar por webs, ver Netflix e incluso editar audio sin problemas. En ciertos aspectos un Core M3 de hoy en día es mejor que un procesador de gama alta de hace unos años, y en el “día a día” lo demuestra. Su apartado de procesamiento gráfico no es gran cosa (un chip integrado Intel Graphics 515) pero responde.

Impresiones positivas del Aerobook de Chuwi
Impresiones positivas del Aerobook de Chuwi
(AQ)






Este procesador nos ha permitido disfrutar del ordenador de forma constante por encima de las 3:30 horas de batería. En alguna ocasión de uso más ligero y con el brillo de la pantalla más reducido aguantó bien pasadas las cuatro horas. En uso tradicional de navegación web, emails, redes sociales y aplicaciones de ofimática puedes esperar más de tres horas de batería en todo momento.

Acompañando a este procesador sin embargo tenemos dos buenas noticias: 8 GB de memoria RAM, que se hacen útiles para mover Windows 10 con soltura, y 256 GB de almacenamiento SSD mucho más rápidos que los de cualquier disco duro. Mantiene dos puertos USB tradicionales a los que suma un puerto USB-C nuevo, una salida de HDMI (mini), puerto de auriculares y un lector de tarjetas SD. Esto es toda una ventaja comparativa con portátiles mucho más caros, como los de Apple, que vienen limitados a un par de puertos.

Impresiones positivas del Aerobook de Chuwi
Impresiones positivas del Aerobook de Chuwi
(AQ)







¿Qué alternativas tienes?

Si tu interés está en comprar un ordenador de menos de 500 euros vas a encontrarte con los compromisos que mencionamos al inicio: malos discos duros que serán un lastre con el paso de los meses, malas pantallas, etc. — No hay nada especialmente llamativo en este rango de precios. De ahí la sorpresa de ordenadores como el Aerobook de Chuwi.

Si puedes estirar tu presupuesto un poco más hasta los 700-800 euros empiezan a aparecer opciones más interesantes con procesadores Intel Core i5, 8 GB de memoria RAM, almacenamiento en SSD y pantallas con una resolución digna. Comparados con este, tendrían dos ventajas: un procesador algo más potente y teclados con esquema de teclas tradicional de español.

Aerobook de Chuwi, un portátil bueno, bonito y barato
Aerobook de Chuwi, un portátil bueno, bonito y barato
(Chuwi.com)






Fuente