El Par­tido Pop­u­lar con­tinúa con la espi­ral neg­a­ti­va que comen­zó al cierre de las urnas el pasa­do 28 de abril y que le llevó a quedarse úni­ca­mente con 66 escaños en el Con­gre­so de los Diputa­dos. A niv­el inter­no, y de cara a los comi­cios europeos y regionales, se ha rel­e­va­do al direc­tor de cam­paña Javier Maro­to para apos­tar por la exmin­is­tra Isabel Gar­cía Teje­ri­na y la todavía alcalde­sa en fun­ciones de Logroño, Cuca Gamar­ra.

La for­ma­ción lid­er­a­da por Pablo Casa­do tiene una prue­ba de fuego el próx­i­mo 26 de mayo en las elec­ciones munic­i­pales, autonómi­cas y euro­peas. Dicha jor­na­da debe servir a la for­ma­ción para fre­nar el duro vara­pa­lo de las gen­erales y, por esta razón, han puesto toda la maquinar­ia del par­tido a tra­ba­jar a pie de calle para con­vencer al elec­tora­do per­di­do. En todo caso, en medio de esta cam­paña, parece patente la fal­ta de cohe­sión o estrate­gia entre los pop­u­lares. El líder gal­lego, Alber­to Nuñez Fei­joo, guard­a­ba un silen­cio incó­mo­do en una entre­vista con Car­los Alsi­na cues­tion­a­do sobre la foto de Colón; al mis­mo tiem­po, la can­di­da­ta a la Comu­nidad de Madrid, Isabel Díaz Ayu­so, salta de tit­u­lar polémi­co en tit­u­lar polémi­co y ya ha empeza­do a uti­lizar la estrate­gia de Vox: Criticar a los medios de comu­ni­cación por bus­car la polémi­ca.

Con toda esta polvare­da, en unas jor­nadas claves para los pop­u­lares, dos de las cabezas vis­i­bles del par­tido han deci­di­do aban­donar la for­ma­ción y el acta de diputa­do logra­da en las urnas. Así, Andrea Levy y Daniel Lacalle han anun­ci­a­do a través de sus pro­pios medios su inten­ción de no con­ver­tirse en diputa­dos durante la próx­i­ma leg­is­latu­ra, lo que algunos usuar­ios en las redes sociales han cal­i­fi­ca­do como un ‘fraude’ al elec­tora­do que les votó.

 

El econ­o­mista ha jus­ti­fi­ca­do su renun­cia al acta de diputa­do apoyán­dose en  que con­sid­era “que per­sonas del cal­i­bre de María del Mar Blan­co deben ten­er un escaño”, aunque ha afir­ma­do que su “com­pro­miso sigue intac­to, así como mis respon­s­abil­i­dades en el área económi­ca”. Por su parte, Levy no aban­dona la políti­ca sino que se vol­cará en la can­di­datu­ra a la alcaldía del pop­u­lar José Luis Martínez-Almei­da, donde parte como número dos.

 

Estas deci­siones, anun­ci­adas por los pro­pios medios de los intere­sa­dos y sin que el par­tido par­ticipe de las comu­ni­ca­ciones, más allá de una répli­ca en las cuen­tas ofi­ciales, pare­cen evi­den­ciar una clara ausen­cia de estrate­gia comu­nica­ti­va, que choca clara­mente con el nue­vo lema de la for­ma­ción: “Hay par­tido”. 

Seguire­mos infor­man­do…

Fuente