El Partido Popular continúa con la espiral negativa que comenzó al cierre de las urnas el pasado 28 de abril y que le llevó a quedarse únicamente con 66 escaños en el Congreso de los Diputados. A nivel interno, y de cara a los comicios europeos y regionales, se ha relevado al director de campaña Javier Maroto para apostar por la exministra Isabel García Tejerina y la todavía alcaldesa en funciones de Logroño, Cuca Gamarra.

La formación liderada por Pablo Casado tiene una prueba de fuego el próximo 26 de mayo en las elecciones municipales, autonómicas y europeas. Dicha jornada debe servir a la formación para frenar el duro varapalo de las generales y, por esta razón, han puesto toda la maquinaria del partido a trabajar a pie de calle para convencer al electorado perdido. En todo caso, en medio de esta campaña, parece patente la falta de cohesión o estrategia entre los populares. El líder gallego, Alberto Nuñez Feijoo, guardaba un silencio incómodo en una entrevista con Carlos Alsina cuestionado sobre la foto de Colón; al mismo tiempo, la candidata a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, salta de titular polémico en titular polémico y ya ha empezado a utilizar la estrategia de Vox: Criticar a los medios de comunicación por buscar la polémica.

Con toda esta polvareda, en unas jornadas claves para los populares, dos de las cabezas visibles del partido han decidido abandonar la formación y el acta de diputado lograda en las urnas. Así, Andrea Levy y Daniel Lacalle han anunciado a través de sus propios medios su intención de no convertirse en diputados durante la próxima legislatura, lo que algunos usuarios en las redes sociales han calificado como un ‘fraude’ al electorado que les votó.

El economista ha justificado su renuncia al acta de diputado apoyándose en  que considera «que personas del calibre de María del Mar Blanco deben tener un escaño”, aunque ha afirmado que su “compromiso sigue intacto, así como mis responsabilidades en el área económica”. Por su parte, Levy no abandona la política sino que se volcará en la candidatura a la alcaldía del popular José Luis Martínez-Almeida, donde parte como número dos.

Estas decisiones, anunciadas por los propios medios de los interesados y sin que el partido participe de las comunicaciones, más allá de una réplica en las cuentas oficiales, parecen evidenciar una clara ausencia de estrategia comunicativa, que choca claramente con el nuevo lema de la formación: “Hay partido”.

Seguiremos informando…

Fuente