• Un estu­dio real­iza­do por Microsoft demues­tra que es fun­da­men­tal dar vis­i­bil­i­dad a mujeres de éxi­to en el mun­do de la cien­cia y la tec­nología para impul­sar las voca­ciones tec­nológ­i­cas de las niñas
  • Coin­ci­di­en­do con la cel­e­bración hoy en todo el mun­do del Día de las Niñas y la Tec­nología (Girls in ICT Day) orga­ni­za­do por la Unión Inter­na­cional de Tele­co­mu­ni­ca­ciones, y como parte del pro­gra­ma de Vol­un­tari­a­do de Microsoft, cer­ca de ochen­ta emplea­d­os de la com­pañía (el 45% de ellos, mujeres) impar­tirán clases de pro­gra­mación y robóti­ca a más de 1.800 niñas y niños

Un reciente estu­dio real­iza­do por Microsoft entre 11.500 niñas de toda Europa establece una clara conex­ión entre la vis­i­bil­i­dad de mod­e­los de ref­er­en­cia femeni­nos (role mod­els) en el mun­do de la cien­cia y la tec­nología y el interés de las niñas por las mate­rias STEM (Sci­ence, Tech­nol­o­gy, Engi­neer­ing and Math­e­mat­ics – Cien­cia, Tec­nología, Inge­niería y Matemáti­cas).

Las niñas que tienen mod­e­los femeni­nos cuya labor se desar­rol­la en el cam­po cien­tí­fi­co-tec­nológi­co ‑ya sea en el ámbito famil­iar, en el educa­ti­vo o a través de los medios de comu­ni­cación, la lit­er­atu­ra o el cine- mues­tran un índice de interés en mate­rias STEM que casi dupli­ca el de las que no cono­cen ejem­p­los de mujeres que tra­ba­jen en este sec­tor: un 41% frente a un 26%.

El prob­le­ma se acen­túa porque el 64% de las niñas entre­vis­tadas no son capaces de iden­ti­ficar a ningu­na mujer que destaque en activi­dades STEM. Las propias chi­cas señalan que los ref­er­entes más intere­santes para ellas son los de las inves­ti­gado­ras, tec­nólo­gas y cien­tí­fi­cas que desem­peñan sus tar­eas en empre­sas, lab­o­ra­to­rios y cen­tros de inves­ti­gación.

La necesi­dad de sen­tirse respal­dadas por sus famil­ias es espe­cial­mente rel­e­vante: el 81% de las niñas que recibe apoyo de sus padres en su interés por la cien­cia y la tec­nología, declara su pre­dis­posi­ción a cur­sar estu­dios STEM y desar­rol­lar su car­rera pro­fe­sion­al en esta área.

“Dar vis­i­bil­i­dad a mujeres de éxi­to que puedan con­ver­tirse en ref­er­entes para las niñas intere­sadas en la cien­cia y la tec­nología es sólo un paso más en el obje­ti­vo de impul­sar voca­ciones tec­nológ­i­cas y dester­rar los estereoti­pos de género en este sec­tor. Es nece­sario iden­ti­ficar y pon­er en val­or el tra­ba­jo real­iza­do por inves­ti­gado­ras, cien­tí­fi­cas y tec­nólo­gas y estable­cer opor­tu­nidades de men­tor­ing que las pon­gan en con­tac­to con las jóvenes”, ha ase­gu­ra­do Pilar López, pres­i­den­ta de Microsoft España.

Impulsando vocaciones tecnológicas

En Europa, sólo uno de cada tres grad­u­a­dos en inge­niería y uno de cada cin­co grad­u­a­dos en infor­máti­ca es mujer. En España, según datos del Min­is­te­rio de Edu­cación, Cul­tura y Deporte, sólo uno de cada cua­tro estu­di­antes de inge­niería es mujer, aunque más de la mitad de los estu­di­antes uni­ver­si­tar­ios son mujeres. Según datos de la Comisión Euro­pea, la pari­dad de hom­bres y mujeres en la indus­tria dig­i­tal per­mi­tiría ele­var el PIB de la Unión Euro­pea en unos 9.000 mil­lones de euros anuales.

Pero esto no es solo algo de niñas. El mer­ca­do lab­o­ral nece­si­ta pro­fe­sion­ales for­ma­dos en tec­nología. El 90% de todos los puestos de tra­ba­jo ya requieren algún niv­el de alfa­bet­i­zación dig­i­tal. Sin embar­go, el 44% de los europeos care­cen inclu­so de las cual­i­fi­ca­ciones dig­i­tales bási­cas. Microsoft está com­pro­meti­da a fomen­tar las voca­ciones tec­nológ­i­cas entre las niñas y así colab­o­rar a reducir el gap exis­tente en este ter­reno, a través de su ini­cia­ti­va Make­What­sNext.

Coin­ci­di­en­do con la cel­e­bración hoy en todo el mun­do del Girls in ICT Day (Día de las Niñas y la Tec­nología) orga­ni­za­do por la Unión Inter­na­cional de Comu­ni­ca­ciones, y den­tro del Pro­gra­ma de Vol­un­tari­a­do de la com­pañía, cer­ca de ochen­ta emplea­d­os de Microsoft (el 45% de ellos, mujeres) realizarán sesiones de for­ma­ción en pro­gra­mación y robóti­ca para más de 1.800 niñas y niños en España. El obje­ti­vo de esta acción es acer­car la cien­cia y la tec­nología a los estu­di­antes de entre 7 a 14 años con el fin de impul­sar su interés por los estu­dios STEM y preparar­les para las opor­tu­nidades que la era dig­i­tal plantea.

Además, y en colab­o­ración con Fun­dación Esplai, y den­tro de la ini­cia­ti­va #Chi­cas­In­Tech, se orga­ni­zará un encuen­tro con niñas y ado­les­centes intere­sadas en asig­nat­uras téc­ni­co-cien­tí­fi­cas, con el fin de com­par­tir pun­tos de vista y despe­jar sus dudas respec­to al desar­rol­lo de una car­rera pro­fe­sion­al en este sec­tor. Al hilo de esta ini­cia­ti­va se han gen­er­a­do una serie de vídeos en los que las niñas expo­nen su visión de la cien­cia y la tec­nología, que son respon­di­dos ‑tam­bién a través de vídeos- por mujeres pro­fe­sion­ales de este per­fil.

Cinco recomendaciones para impulsar el interés de las niñas por STEM

El estu­dio de Microsoft iden­ti­fi­ca cin­co recomen­da­ciones para impul­sar el interés de niñas y ado­les­centes por las car­reras cien­tí­fi­co-tec­nológ­i­cas:

  1. Iden­ti­ficar y dar vis­i­bil­i­dad a ref­er­entes femeni­nos en cien­cia y tec­nología. Como se ha men­ciona­do, las niñas que cono­cen a mujeres que desar­rol­lan su labor en STEM mues­tran may­or interés por este cam­po que las niñas que no cuen­tan con role mod­els iden­ti­fi­ca­dos.
  2. Gener­ar interés. Cuan­do las niñas y ado­les­centes tienen infor­ma­ción amplia y rel­e­vante sobre los ben­efi­cios y el impacto de la tec­nología en la vida de las per­sonas, su interés por las car­reras STEM se dupli­ca.
  3. Pro­por­cionar expe­ri­en­cias reales. Sólo el 31% de las niñas euro­peas par­tic­i­pa habit­ual­mente en activi­dades extraesco­lares de carác­ter cien­tí­fi­co-tec­nológi­co, que en su may­oría son lid­er­adas por hom­bres. Aque­l­las que se involu­cran en talleres o lab­o­ra­to­rios de cien­cia o tec­nología mues­tran un may­or interés por desar­rol­lar su car­rera en este ter­reno.
  4. Apo­yar su vocación. El por­centa­je de niñas intere­sadas en cur­sar estu­dios supe­ri­ores de cien­cia y tec­nología que reciben apoyo de sus padres y pro­fe­sores dupli­ca a las que no reciben este refuer­zo pos­i­ti­vo por parte de su entorno.
  5. Fomen­tar un entorno de apren­diza­je ade­cua­do. Las niñas nece­si­tan un mod­e­lo de apren­diza­je en cien­cia y tec­nología que pro­mue­va la curiosi­dad y la exper­i­mentación y no penal­ice el error.

 

Fuente