Igual que a veces mirar al cielo puede hacer sentir insignificante al pensar en la enorme cantidad de planetas y galaxias que se extienden por el universo, las redes sociales pueden provocar un sentimiento bastante similar. Cada día, se publican unos 55 millones de posts en Facebook y unos 95 millones de fotos y vídeos en Instagram. Es más, cada segundo se publican alrededor de 6.000 tuits. Por ello, hay que encontrar la manera en dejar huella entre tanto ruido.

Las marcas se desesperan por hacer un buen papel en las redes sociales y siguen cientos de guías que se supone les ayudan a conseguirlo. Pero, por desgracia, según Adweek.com, muchas veces estos consejos hacen más daño que beneficio. Si una marca sigue los pasos de otra en las redes sociales, se estará camuflando entre un enorme grupo que hace exactamente lo mismo.

Lo más importante es centrarse en crear conexiones con los consumidores. La clave para conseguirlo es la optimización de los mensajes, es decir, el arte de escribir posts que, de forma natural, capten la atención y el interés del target de audiencia. Estas son las recomendaciones de Garrett Moon, cofundador y CEO de CoSchedule, para conseguir dicha optimización.

Vencer el perfeccionismo

Tanto en la vida como en el trabajo, los seres humanos siempre están buscando la perfección. Pero, en las redes sociales la perfección es enemiga de la productividad. Lo mejor es pensar en las redes sociales como una serie de tests viables mínimos. El equipo debe postear con regularidad, aprender deprisa y repetir, por lo que el estilo y la organización siempre se está redefiniendo mientras se construye relación con los seguidores.

Dejar de vender y empezar a comunicar

Las personas en las que la gente más confía en las redes sociales son, precisamente, sus amigos y familiares. Por eso, en las redes sociales funcionar como una compañía no lleva a ningún sitio. Una forma de conseguir conectar con los consumidores es construir buena voluntad, participar siendo consciente de que es una colectividad de los seres humanos. Esto se puede conseguir interactuando con los seguidores, es decir, por cada comentario que se reciba, ofrecer likes y comentarios en respuesta.

Ir a contracorriente

En lugar de replicar el éxito que ha tenido otra persona o empresa, hay que intentar hacer algo único. Arriesgarse, representar una opinión controvertida, ser el primero en comentar un evento o una tendencia o presentar los hechos de un modo inusual.

Ponerse las zapatillas de una maratón

Las redes sociales no son una carrera. Para crear buenas conexiones con la audiencia, lo que se necesita es prepararse para una larga marcha. Es muy usual que las compañías hagan un test y luego paren. Por ejemplo, escribir un blog y, al no obtener visitas, decidir dejarlo. Para conseguir el éxito, hay que plantear una estrategia de largo plazo y mantener la publicación de contenido individualizado.

Fuente